La dura situación que vivimos ha hecho que muchos de los autónomos que cada año se dan de alta al comenzar la temporada turística no lo hayan hecho “y eso se refleja en el importante freno a las altas. Y por supuesto un freno al emprendimiento de nuevas actividades”, explica el presidente de ATA, Lorenzo Amor.

Amor hace referencia a un estudio que su propia organización ha hecho público este martes y que refleja que durante el primer semestre de 2020 el número de altas de autónomos a la Seguridad Social ha caído en un 28% respecto al año pasado.

La pandemia de coronavirus “ha frenado en seco” el emprendimiento en España, añade. Y relaciona este descenso con el recorte de las altas de temporada, especialmente en el sector turístico. En concreto, entre enero y junio sólo se han registrado 268.265 autónomos, lo que supone un total de 104.514 altas menos. Pues en el mismo periodo de 2019 se dieron de alta en el sistema 372.779 autónomos.

CATALUÑA, LA MÁS AFECTADA

Por comunidades, Cataluña es la región que ha recortado en mayor medida las altas de autónomos respecto al primer semestre de 2019, con 21.484 altas menos. Sólo en la provincia de Barcelona se han registrado 15.275 altas menos, casi tantas como en Andalucía, la segunda comunidad autónoma con mayor caída de altas en el primer semestre (-15.843).

En tercer lugar se sitúa la Comunidad de Madrid, con un descenso de 14.624 altas de autónomos, seguida de la Comunidad Valencia, con 10.616 altas menos que en el primer semestre de 2019.

El dato positivo es que aunque hayan bajado las altas, también lo han hecho las bajas de autónomos a la Seguridad Social en el primer semestre. En concreto, entre enero y junio se han producido 49.233 bajas menos que en el mismo periodo del año pasado.

En total, en el primer semestre de 2020 se dieron de baja 289.136 autónomos, frente a los 338.369 del mismo periodo de 2019. Lorenzo Amor destaca que la prestación por cese de actividad extraordinaria que los autónomos han podido solicitar durante la pandemia es compatible con la actividad y con estar de alta en la Seguridad Social, “por lo que se han reducido las habituales bajas en ciertos sectores que suelen hacerlo al acabar su temporada”.

DAN POR PERDIDO EL AÑO

El presidente de ATA teme que en lo que queda de año aumenten las bajas y sigan frenando las altas, pues dentro de las 104.000 altas menos de la primera mitad del año “hay muchas actividades de temporada que ya dan por perdido el año”.

Por otra parte está la inseguridad y desconfianza que ha tenido el colectivo durante el periodo de confinamiento. En una entrevista con MERCA2 el propio Amor calificó como “chapuza” el proceso de desescalada marcado por el Gobierno para los autónomos.

Los constantes cambios de decisión del Ejecutivo han generado mucha incertidumbre en todos los sectores económicos. Pero en concreto, las medidas para los autónomos “han sido insuficientes” y en algunos casos llegaban tarde, lo que ha reprimido a muchos.

Estuvo el caso de los ICO, que tras 75 días de estado de alarma y después de que más de un millón de autonomos los hubieran solicitado, solo se habían concedido a 500.000. Pero también dolió “el sablazo” de la Seguridad Social.

En opinión de ATA, el Gobierno tendría que haber suspendido las cotizaciones para todos los autónomos desde el principio, sin embargo se cobró la cuota de marzo y abril a aquellos que habían pedido la prestación por cese de actividad. Y casi 50 días después se empezó a devolver la primera.

Comentarios de Facebook