Escarrer (Meliá)

Gabriel Escarrer Jaume, vicepresidente de Meliá Hotels y presidente de Exceltur, está convencido de que la situación de bloqueo político que atraviesa España les afectará. Escarrer cree que las nuevas elecciones convocadas para el próximo 10 de noviembre, “con un presupuesto de hace dos años” y sin “reformas de gran calado”, terminará por pasarles factura.

Pese a destacar el “esfuerzo importante” de la ministra de Turismo en funciones, Reyes Maroto, por entender los retos del sector y aglutinar a las 17 comunidades autónomas, “algo que no se había hecho”; ha incidido en que “lo malo” es que sin tener un presupuesto actualizado “el margen de maniobra es muy limitado”.

Meliá

Los beneficios de Meliá se desploman un 25%, hasta los 43,5 M€

Meliá Hotels Internacional obtuvo un beneficio neto de 43,5 millones de euros en los seis primeros meses de 2019. La cifra no...

“Con un Gobierno en funciones y sin presupuesto hay buenas voluntades pero se tiene que concretar. Hemos dejado pasar una oportunidad única de conformar gobierno, sea con el que sea, que nos va a pasar factura; llevamos dos años sin reformas de gran calado”, ha sostenido Escarrer, quien ha aludido también a la debilitación de la economía en Alemania y a la recesión que sufre Italia: “Queremos estabilidad y visión a medio y largo plazo”.

Durante su participación en el Foro Lidera de SUR en Málaga, donde ha sido presentado por el presidente de la Diputación y de Turismo Costa del Sol, Francisco Salado, también se ha referido el dirigente hotelero a la necesidad de que Andalucía cuente con un nuevo sistema de clasificación de sus hoteles para ser más competitiva.

Así, ha manifestado que la actual clasificación “no ayuda para nada” e incluso “desmotiva la inversión empresarial”, explicando que la comunidad andaluza tiene “una oportunidad única que no puede desaprovechar”.

Escarrer ha lamentado que se rija más por el sistema internacional, “que es totalmente obsoleto porque se mide por las dimensiones de habitaciones y áreas nobles”. “Puedes tener un hotel de habitaciones de 50 metros cuadrados pero eso no es garantía de calidad ni servicio”, ha apostillado.

Frente a ello ha situado al sistema que se está homogeneizando en Europa, con 16 países y al que en breve se sumará otro, y que se basa en la Hotel Stars Union (HSU), que incluye 25 principios y 270 criterios que miden la información general, si tiene instalaciones para eventos, la reputación online, etcétera; en definitiva, se centra en los servicios que se ofrecen a los clientes.

“En España es extremadamente complejo el sistema actual”, ha lamentado, incidiendo en que se basa en un decreto del año 2004: “Lo consideramos obsoleto, muy centrado en el modelo internacional de dimensiones de habitaciones y creemos que es un sistema que limita la rentabilidad y la competitividad del sector hotelero”.

LAS MISMAS REGLAS DEL JUEGO

En su intervención, Escarrer se ha referido también al alquiler vacacional, incidiendo en que es un modelo “para quedarse, necesario”, pero ha de jugar “con las mismas reglas de juego que el sector hotelero”.

“Ha habido un desmadre que ha provocado la famosa turismofobia en este país”, ha opinado, al tiempo que ha resaltado la importancia de la planificación con la que “podremos avanzar mucho”. También ha considerado que los hoteles tienen que hacer “un esfuerzo” a la hora de dar servicios y experiencias a sus clientes “para diferenciarnos”.

Además, se ha referido a la pérdida de turistas que han vuelto a destinos del norte de África incidiendo en que no le importa al ser viajeros que no realizaban mucho gasto en el destino. “Que bajemos en número de turistas no me va mal, me va mal si bajamos el gasto por turista”, ha sostenido.

Pese a la importancia del segmento de sol y playa, España ofrece “otras cosas como la climatología, la gente, que es espectacular; con los mejores profesionales de España que están en la Costa del Sol; las infraestructuras”, etcétera. A ello se une una seguridad “tanto si no te pasa nada como si te pasa, porque tienes hospitales de primera y eso ningún destino del norte de África lo pude ofrecer”.

“Los hoteleros, con herramientas para mejorar la calidad, la disposición adicional cuarta; y una clasificación más flexible puede hacer que seamos extremadamente competitivos”, ha concluido Gabriel Escarrer, quien ha recordado que este verano, los hoteles que “han hecho los deberes con reformas y que han apostado por la calidad, han capeado mejor los vaivenes”.