Dieron la voz de alarma en mayo, cuando destaparon que 900.000 trabajadores no habían cobrado aún el ERTE por fuerza mayor presentado por su empresa durante el estado de alarma. Lo que suponía para muchas familias sobrevivir sin ningún ingreso casi 90 días. De nuevo, el Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos ha vuelto a echar cuentas, más de 150.000 siguen sin percibir el subsidio.

El problema es que no están incorporados al sistema, y si no aparecen dados de alta como beneficiarios, el SEPE no les paga. Los afectados denuncian estar en un círculo vicioso en el que tratan de comunicarse con el servicio público, pero estos no contestan al teléfono ni al correo electrónico, entonces acuden a su empresa que trata de hacer lo mismo, y así llevan cuatro meses.

El presidente de los Gestores Administrativos, Fernando Santiago, “no entiende” por qué el SEPE sigue ocultando las cifras reales, pues “todos conocemos personas que aún no han cobrado el subsidio”. E insiste en ofrecer la ayuda de los Gestores Administrativos “para tratar de solucionar este grave problema”.

NUEVOS PROBLEMAS

En la lista de errores del SEPE también están los de aquellas personas que han seguido cobrando su prestación por desempleo a pesar de haber vuelto a trabajar y los que han cobrado dos veces en un mismo mes y no saben si tienen que avisar o deben esperar a que la Administración les reclame.

Además de aquellos que figuran en situación de baja desde el 30 de junio, pero su ERTE se ha alargado hasta octubre y no saben si cobrarán este mes de julio. Pero a esto se suman nuevos problemas, según ha podido comprobar MERCA2, los trabajadores que ya han salido del ERTE y comprueban sus datos en la página web del SEPE descubren que han consumido días de paro, cuando en teoría la prestación recibida no consume paro.

Ejemplo real de un cotizante con ERTE

Y luego está la zozobra de lo que puede pasar el año que viene, pues a la hora de hacer la declaración de la renta figuran dos pagadores y uno de ellos (la Seguridad Social) no está reteniendo. De manera que cuando toque rendir cuentas a Hacienda en 2021, saldrá con alta probabilidad a pagar.

LA RESPUESTA DEL SEPE

El Servicio Público de Empleo Estatal reconoce el caos inicial, “la plantilla está diezmada porque veníamos de recortes y hemos tenido una avalancha de solicitudes”. Pero esto no ocurre ahora, si hay gente que no está cobrando “son por los fallos de las empresas” explican a este medio.

Según detallan, las compañías deben mandar un formulario actualizando el estatus de los trabajadores todos los meses “una hoja de Excel”, que a veces no llega o llega “con fallos” pues hay un DNI incorrecto o un número de cuenta erróneo. “Incluso hay casos donde han solicitado un ERTE a organismos que no son del SEPE”. Pero defiende que lo que ha entrado bien “ya ha sido pagado”.

Asimismo, aseguran que a todos aquellos que se les ha pagado de más, “se les va a reclamar” como ocurre en todos los estamentos públicos. “Se revisa todo y cuando les llegue, se exigirá el pago”. En relación al paro consumido que refleja su propia página web, explican que el sistema no se ha cambiado para los ERTE por fuerza mayor, y por lo tanto hace el cálculo como si se tratase de un ERTE tradicional. De manera que el contador “quedará a cero”, cuando la persona solicite en el futuro una prestación. 

DE ERTE A ERE

La encuesta de los Gestores Administrativos revela que 250.000 empresas de las que lo presentaron por fuerza mayor, mantienen vivo el ERTE. Algo que adelantaron en su anterior estudio, teniendo en cuenta que la mayoría se verían obligadas a consumir todo el plazo que le facilitará el Gobierno. Más que nada, porque aún no se ha recuperado el nivel de ingresos previo a la crisis, el necesario para la supervivencia de muchas empresas.

Según sus cuentas, si la situación no cambia y si no se adoptan nuevas medidas, más de 240.000 empresas habrán cerrado antes de finalizar el año y 52.000 empresas convertirán el ERTE en ERE, lo que supondrá cerca de 2.000.000 de despidos entre ambas situaciones. En la misma línea, el presidente de ATA, Lorenzo Amor declaraba recientemente que el 70% de los autónomos “no aguantarían un segundo confinamiento”.

Los gastos de las empresas han aumentado (sobre todo por las medidas de seguridad e higiene) los ingresos han caído y los ICO no se han concedido a todas las empresas, pero los impuestos y seguros sociales “hay que seguirlos pagándolos”, detalla Santiago. La solución pasa porque el Ejecutivo entienda las necesidades de las pymes y les facilite el acceso a las ayudas “o el otoño va a ser muy duro, incluso sin rebrote”.

Comentarios de Facebook