memoria

¿Confiarías en un recuerdo tan real como todos los que aparecen en tu memoria, y si otras personas te confirmáramos que lo recordamos también? ¿Y si lo recordado resultó ser falso? Esto que acabamos de describir se le ha llamado “efecto Mandela” por la autodenominada ‘consultora paranormal’ Fiona Broome después de descubrir que otras personas compartieron su (falso) recuerdo sobre el líder sudafricano de los derechos civiles Nelson Mandela de que se hizo creer que había muerto en prisión en los años ochenta.

Esto también se ha experimentado en nuestro país con la frase atribuida a la serie infantil “Mazinger Z” en la que Afrodita A decía “Pechos fuera” antes de abandonar la caja torácica, del robot, un par de misiles desproporcionados y enormes en comparación con la misma.

¿Es realmente un error de la memoria colectiva debido a un llamado “fallo en la matriz”, o hay alguna otra explicación para lo que está sucediendo? Broome atribuye la disparidad a la interpretación de muchos mundos, o “multiverso” de la mecánica cuántica.

Cuando no se observa directamente, los electrones y otras partículas subatómicas difractan como ondas, solo para comportarse como partículas cuando se realiza una medición. Esencialmente, es como si estas partículas existen en múltiples lugares simultáneamente hasta que se observan directamente. El físico Erwin Schrödinger, ganador del Premio Nobel, explicó este extraño concepto con el experimento de pensamiento del “gato Schrödinger” en 1935. Si un gato fuera colocado en una caja con un detector de desintegración radioactivo aparejado para romper un frasco de veneno cuando se activara. La partícula existente como una onda produciría dos realidades macroscópicas simultáneas: una donde el gato está vivo y uno donde el gato está muerto. Aunque en la observación se pudo ver que el gato está vivo o muerto, algunos físicos cuánticos como el fallecido Hugh Everett III, que propuso por primera vez la interpretación de muchos mundos en 1957, han especulado que ambas realidades existen… pero de manera separada, universos paralelos.

Memoria

Es importante tener en cuenta que la interpretación de muchos mundos se desarrolló para explicar los resultados de los experimentos de física y no el efecto Mandela. No obstante, Broome cree que su memoria compartida no es en realidad falsa, y que ella y otros que recuerdan un pasado diferente estaban realmente en una realidad paralela con una línea de tiempo diferente que de alguna manera se cruzó con la actual.

Más recientemente, las personas en Reddit y otros sitios web han identificado otros ejemplos del efecto Mandela, incluyendo recuerdos compartidos de que la serie de libros infantiles “The Berenstain Bears” (Los osos Berenstain) solía ser escrita como “Berenstein Bears”, y que había una película llamada Shazaam en los 90 protagonizada por el cómico estadounidense Sinbad.

Independientemente de lo que realmente sucedió, no se puede negar que existen falsos recuerdos compartidos. ¿Puede la neurociencia proporcionar una hipótesis alternativa para lo que realmente está pasando, sin evocar la física cuántica? Hay varios conceptos que podrían explicar algo tan extraño. En primer lugar, es importante recordar que una memoria está formada por una red de neuronas en el cerebro que almacenan la memoria. La ubicación física de una memoria en el cerebro a menudo se llama un «engrama» o «rastro de memoria». Durante la consolidación, el rastro de la memoria se transfiere desde sitios temporales como el hipocampo a sitios de almacenamiento permanente en la corteza prefrontal.

Memoria

El aprendizaje previo crea un marco para que recuerdos similares se almacenen muy cerca uno del otro. Este marco se conoce como un “esquema“. Un pedacito de la evidencia se deduce de un estudio realizado en 2016 sobre la memoria semántica humana; recuerdos a largo plazo de ideas y de conceptos desprovistos de detalle personal. Para analizar el terreno, los investigadores utilizaron la resonancia magnética funcional (IRMf) para demostrar que palabras similares se almacenan en regiones adyacentes del cerebro, e incluso crearon un “mapa semántico” del lenguaje en la corteza humana. Otro estudio reciente confirmó que las huellas de memoria compartida se organizan de manera similar de un individuo a otro.

Aunque podríamos pensar que los recuerdos están siendo fortalecidos cuando se recuerdan, la verdad es realmente más compleja. Recordar una memoria reactiva las neuronas que componen el rastro de la memoria, estimulándolos para formar nuevas conexiones. Los circuitos alterados se vuelven estables de nuevo y la memoria se “reconsolida“.

La reconsolidación puede reforzar el aprendizaje a través del tiempo fortaleciendo las conexiones neuronales y permitiendo la formación de nuevas asociaciones.

Pero, obviamente, tomar un rastro de la memoria aparte y volver a ponerlo juntos hace que la memoria sea vulnerable a perder su fidelidad.

Hay varias razones para esto. En primer lugar, un gran número de asociaciones generales aumenta la probabilidad de que una falsa memoria pueda surgir.

memoria

Si “el fuego de pecho” de Afrodita A nunca existió, ¿cómo tiene una memoria tan detallada de los dibujos? Esto es más probable una instancia de confabulación, o el intento del cerebro para llenar las lagunas de memoria que falta, agregando hechos hechos y experiencias. A diferencia de la mentira, la confabulación no tiene la intención de engañar, y la persona confabulando cree plenamente que los detalles “recordados” son reales. La confabulación se asocia con una amplia gama de desórdenes neurológicos, incluyendo accidente cerebrovascular, lesión cerebral, Alzheimer, síndrome de Korsakoff, epilepsia y esquizofrenia, pero también puede ocurrir en sujetos sanos. Los casos de confabulación en personas sanas aumentan con la edad y se piensa que se deben a cambios relacionados con la edad en el lóbulo temporal medial, incluyendo el hipocampo y la corteza prefrontal. Estas regiones del cerebro son importantes para la codificación de la memoria y la recuperación, y los estudios fMRI en la última década sugieren que la disminución del funcionamiento en estas regiones subyace en la memoria falsa.

La confabulación parece ser más frecuente a la hora de deshacer repetidamente unos recuerdos.

Una tercera fuerza que impulsa el efecto Mandela es la sugestión, la tendencia a creer lo que otros sugieren que es verdad. Cuando se introduce la desinformación, puede realmente comprometer la fidelidad de una memoria existente. Esto es exactamente por qué en un tribunal de justicia un abogado puede oponerse a las “preguntas principales” que sugieren una respuesta específica.

Aunque puede ser tentador creer que el efecto Mandela es evidencia de que existen realidades paralelas o que nuestro universo es un error simulado, un verdadero científico debe probar su hipótesis alternativa tratando de refutarlo. A la luz de los fenómenos cognitivos conocidos que pueden dar lugar a falsos recuerdos compartidos, es altamente improbable que algunos de nosotros son en realidad de un universo alternativo cruzando cronogramas con el presente. Sin embargo, el efecto Mandela sigue siendo un fascinante estudio en las peculiaridades de la memoria humana. Para aquellos que aman pensar acerca de cómo funciona la mente, es tal vez incluso un ejemplo de que la realidad sigue superando a la ficción.

Comentarios de Facebook