En España consumimos grandes cantidades de jamón ibérico. Es un alimento rico en proteínas y otros niveles nutritivos. El jamón está rico como sea, pero lo ideal es comerlo de origen ibérico. Este sale de los cerdos que se crían en las dehesas de nuestro país libremente. Suelen ser negros y tienen unas carnes bien prietas que sacan los mejores jamones sin lugar a dudas.

El jamón ibérico tiene muchos secretos. Hay que saber cortarlo, guardarlo, envasarlo, etc. Te enseñamos todos los errores que se puede cometer con este alimento para consumirlo. ¡No te lo pierdas!

Empezar el jamón por la zona equivocada

pata

Siempre está la duda de por qué zona debe de empezarse el jamón. Dependiendo de lo se busque esta será la clave de que no se seque. Las cuatro partes del jamón son: el jarrete, la punta, la babilla y la maza. Esta última es la zona más ancha. Aquí la grasa está infiltrada.

Cuando vayas a comer el jamón ligero lo ideal será comenzar por la zona de la maza, pues es el área más jugosa.

Si vas a tardar tiempo en consumirlo porque no vas a estar mucho tiempo en casa, entonces hay que comenzarlo por la babilla. La clave es dar la vuelta al jamón para poder dejar boca abajo la pezuña.

Comentarios de Facebook