El grupo de la eléctrica francesa Engie ofreció el precio más alto entre los postores por la división de ductos de gas natural de Petróleo Brasileiro en el noreste de Brasil, según personas con conocimiento directo del tema.

Petrobras, como se conoce al gigante petrolero, está renegociando las condiciones del contrato con Engie, según afirman las fuentes. Cuando se concreten las nuevas condiciones, la empresa estatal volverá a los otros dos grupos que también presentaron ofertas en una segunda ronda. Mubadala Development, junto con EIG Global Energy Partners y Macquarie Group, con sede en Sídney, presentaron dos ofertas distintas a Petrobras el 19 de abril.

No se han proporcionado datos sobre el tamaño de las ofertas, pero se esperaba que las propuestas alcanzasen los 8.000 millones de dólares, incluida deuda, según las fuentes. Petrobras tomará una decisión en las próximas semanas, aunque es posible que necesite más información sobre el acuerdo.

Transportadora Associada de Gas, o TAG, es una red de 4.500 kilómetros que se extiende a través de diez estados brasileños y se ha puesto a la venta según la estrategia de venta de activos y reducción de la mayor deuda de la industria del petróleo. Ésta podría ser la mayor desinversión de Petrobras.

La venta es parte del objetivo de desinversiones de 21.000 millones de dólares de la energética estatal para 2017 y 2018. Hasta la venta de TAG, Petrobras había vendido activos por menos de 5.000 millones de dólares, entre ellos una participación en su yacimiento Roncador a Statoil ASA y la oferta pública inicial de su cadena de gasolineras BR, conocida oficialmente como Petrobras Distribuidora.

En 2016, Petrobras vendió Nova Transportadora do Sudeste, una red de ductos similar pero más pequeña en el sureste de Brasil, a un consorcio liderado por Brookfield Asset Management por 5.200 millones de dólares.

Cristiane Lucchesi y Sabrina Valle para Bloomberg