Dentro de un par de décadas el parque móvil de vehículos eléctricos será comparable al de coches con motor de combustión. Pero ahora mismo eso no es así; por lo tanto, las inversiones hay que ajustarlas a la realidad. En este contexto, Endesa adaptará su plan de instalación de puntos de recarga al crecimiento del mercado, dependiendo del número de ventas.  

A finales del año pasado, la energética dirigida por José Bogas presentaba su plan estratégico para el desarrollo de puntos de recarga eléctrico. En lo que respecta a accesos públicos, el proyecto se desarrollaba en dos fases: 2019-20, con el objetivo de que hubiera capilaridad en los puntos; y 2021-23, que dicha capilaridad fuese para todos, más allá del compromiso de que haya un punto a menos de 100 kilómetros.

En cuanto al volumen, la primera fase dispondrá para finales de 2020 de unos 2.000 puntos de recarga. La siguiente, para la Navidad de 2023 debería haber 6.500 puntos. En total la cifra se eleva a 8.500 puntos de recarga con una cifra de inversión inicial de 65 millones de euros.

Naturgy

Naturgy frena sus inversiones de gas por prudencia estratégica

Desde que la semana pasada la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) plantease un recorte en la distribución y...

Pero nada está escrito a fuego, y menos cuando un sector como el de la automoción, expuesto en su parte comercial a las ayudas públicas, puede condicionar el ritmo de ventas de vehículos eléctricos, o, por el contrario, impulsar el uso de otras tecnologías, al menos durante el próximo lustro. Algo, lógicamente, que impactaría en los planes de Endesa.

Así, en un reciente encuentro sectorial sobre estaciones de servicios, un portavoz de EndesaX, la división creada para gestionar este negocio, aseguró que la compañía se adaptaría al ritmo del mercado. Si hay crecimiento se revisará al alza, y viceversa.

ENDESA TIENE OPTIMISMO

Los últimos datos retratan un aumento sostenido en la matriculación de vehículos eléctricos, aunque por ahora se trata de algo simbólico en el total del parque móvil español. Ante este escenario, fuentes conocedoras de la situación aclaran a MERCA2 que Endesa revisará sus planes si el volumen de ventas no siguiera el ritmo actual durante los próximos años.

Del mismo modo, si el próximo Ejecutivo, o el siguiente en caso de haber elecciones, decide promover subvenciones para el desarrollo del coche eléctrico, dichas fuentes señalan que Endesa tiene la capacidad de seguir invirtiendo para no quedarse corto. En este caso se aumentaría el volumen de puntos de recarga y la cifra de 8.500 se elevaría de manera automática.

En todo caso, aclaran, no se trata de un plan cerrado, por lo que todo hace indicar que habrá modificaciones, presumiblemente al alza.

LAS CIFRAS DEL MERCADO

Por ahora los datos comparables siempre arrojan cifras de crecimiento que llegan a los tres dígitos. Aunque detrás de los datos se esconde una realidad que, pese a invitar al optimismo, tampoco sirve para analizar con certeza la situación.

En el mes de junio de este año, los coches eléctricos registraron un total de 1.174 unidades matriculadas, según publica Forococheselectricos.com, lo que se traduce en una subida del 141% con respecto al mismo mes del año pasado. Si sumamos esta cantidad al acumulado del año 2019, obtenemos que 5.452 unidades se han matriculado en España, de vehículos eléctricos puros.

Si desgranamos estos datos por canales, podemos observar como el canal de empresas ha matriculado 639 unidades en junio (+166%), el de particulares 425 (+300%) y el de alquiladores 110 unidades (+358%), siendo este último el que mayor crecimiento ha sufrido.

Estos últimos datos son los que deben dejar una sensación fría en Endesa. Mes a mes el segmento de empresas se mantiene como dominador, y este tipo de coches tiene un uso limitado al plano laboral dentro de las ciudades. A eso se suman las empresas de ‘car sharing’, finalmente el volumen de particulares es bastante pequeña ante la suma de ambos.

Punto de recarga en Albacete

Por otra parte, por ejemplo en junio, Tesla se afianzó como el fabricante que más vehículos con su Model 3. Lo que sucede con esta marca es que está trabajando en su propia red de puntos de recarga. Además, se da el condicionante de que sus conductores tienden a ser fieles a la firma, por lo que pueden pasar de las estaciones de servicios tradicionales y centrarse en las suyas.

Con este contexto, todo hace indicar que Endesa deberá revisar sus planes, parece que al alza, aunque habrá que ver el primer punto del plan que finaliza en 2020. Para esa fecha habrá que tener 2.000 puntos de recarga instalados. Será el momento de tomar el pulso al volumen de matriculaciones y tomar decisiones.