Las tres grandes eléctricas de España –Endesa, Iberdrola y Naturgy– copan el 81% del consumo doméstico de electricidad, a pesar del incremento registrado en los últimos años por las comercializadoras no convencionales, manteniendo así este mercado una alta concentración, según el informe de supervisión del mercado minorista de electricidad de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en el que se analiza el funcionamiento global del mercado en España en 2019.

Esta cifra se eleva a casi el 89% si a Endesa, Iberdrola y Naturgy se añade la cuota que tenían en el mercado doméstico eléctrico EDP (4%) y Repsol (3%), que en 2018 adquirió la comercializadora de Viesgo.

Además, Endesa, Iberdrola y Naturgy contaban con una cuota conjunta del 65% de toda la energía suministrada (comercializadores de referencia, comercializadores libres y consumidores directos a mercado), lo que supone apenas una reducción de menos de medio punto con respecto al año anterior.

Por sectores, junto al 81% del consumo doméstico, frente al 83% que copaban en 2018; las tres grandes eléctricas suministraban a cierre de 2019 el 55% del consumo del sector pymes, frente al 60% en el año anterior, y el 58% del sector industrial. Por su parte, los comercializadores no integrados verticalmente continuaban la progresiva penetración en el mercado minorista, alcanzando una cuota del 30%, dos puntos más que el 28% de 2018.

Destaca la evolución favorable en el sector pyme, donde estas comercializadoras alcanzaron una cuota del 41%, ocho puntos más que el 33% de 2018, y también en el segmento doméstico, aunque su representación en este segmento es del 15% a cierre de 2019, frente al 11% un año antes. Además, este porcentaje está repartido entre comercializadoras que, en general, cuentan con cuotas inferiores al 1%.

En el segmento industrial, y al contrario que en años anteriores, pierden un punto, contando con una cuota del 35% en 2019, frente al 36% en 2018.

A 31 de diciembre de 2019, un total de 333 comercializadores diferentes a los comercializadores de referencia suministraba electricidad a consumidores, frente a las 315 en 2018. Un total de 324 comercializadores estaba en el segmento doméstico, 318 en el segmento pymes y 181 en el segmento industrial.

En lo que respecta a la estructura del mercado, había más de 29 millones de consumidores en el mercado minorista español a cierre de 2019. De ellos, el 63% era suministrado por un comercializador en mercado libre, frente al 61% en 2018, mientras que el 87% de la energía consumida fue suministrada por un comercializador en mercado libre.

INCREMENTO SIGNIFICATIVO EN LOS MÁRGENES

Respecto a los márgenes brutos, en el sector doméstico la CNMC destaca que llegaron a situarse en el entorno de los 40 euros por megavatio hora (MWh) en 2019, frente al entorno de los 20-30 euros en 2018.

Así, teniendo en cuenta unos costes de comercialización en el entorno de los 10 euros por MWh, la comercialización habría obtenido en este segmento en 2019, en términos medios, unos 30 euros MWh de margen neto, o lo que es lo mismo, entorno a un 15% de margen neto sobre ventas, lo que representa un incremento significativo frente a los años anteriores.

En el segmento pymes, los márgenes brutos medios estimadosde la comercialización considerando el coste de aprovisionamiento en el mercado spot, pasan de ser casi nulos en 2018 a superar los 20 euros por MWh en 2019, mientras que en el segmento industrial pasan de ser negativos en 2018 (-6 euros/MWh) a situarse alrededor de los 5 euros por MWh en 2019.

Además, la CNMC subraya que se aprecia que, en términos medios, los márgenes son mayores en las comercializadoras libres verticalmente integradas que en el resto de comercializadoras, en el caso de los consumidores domésticos.

En los segmentos pyme e industrial continúa la proximidad de márgenes de ambos grupos de comercializadoras que ya se apreciaba en 2017 y 2018.

INTERÉS POR LAS OFERTAS VERDES

En su informe, la CNMC también destaca el interés de los consumidores por las ofertas verdes, así como por su participación en el desarrollo de instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo.

En este sentido, las ofertas verdes con Garantías de Origen renovable y de alta eficiencia han atraído a 3,8 millones de consumidores en 2019, frente a los 2,9 de 2018.

Por su parte, el autoconsumo procedente de instalaciones fotovoltaicas con compensación de la energía vertida a la red por el suministrado ha pasado de ser 5 MW en marzo de 2020 cuando se desarrolló la normativa correspondiente, a 68 MW en agosto de 2020.

También el despliegue de contadores inteligentes para el consumidor doméstico, que miden el consumo horariamente, ha favorecido la aparición de ofertas con precios dinámicos.

En estas ofertas, el comercializador traslada al consumidor el precio horario del mercado diario, junto con el resto de costes en los que incurre, además de un margen comercial. A través de la contratación de este tipo de productos, el consumidor puede modificar sus pautas de consumo para obtener un ahorro en su factura.

En España, casi medio millón de clientes conectados en baja tensión habrían elegido una oferta con precios dinámicos, además de los casi 11 millones de consumidores acogidos al PVPC. Adicionalmente, 1,8 millones de clientes habrían elegido una oferta de tramo, es decir, un producto con precios variables no coincidentes con los periodos de las tarifas de acceso.