Endesa
José Bogas, CEO de Endesa

Las grandes energéticas españolas se encuentran en mitad de una encrucijada comercial y estratégica. Por un lado son cada vez más empresas para un menor trozo de la tarta; y, asimismo, deben acelerar el proceso de electrificación. Esto ha llevado a Endesa a potenciar negocios paralelos como la instalación de aires acondiciones, siempre acompañados de importantes descuentos.

En concreto, y a través de la marca Endesa X, que nació para dar un empujón a la movilidad eléctrica, la compañía dirigida por José Bogas tiene activada en estos momentos una campaña de captación de clientes en el ámbito particular. Lo hace a través de su espacio de “Soluciones Integradas”, donde ofrece servicios de calderas, energía solar y, en general, todo lo relacionado con Smart Home (hogar inteligente).

El objetivo de Endesa, con una importante campaña de marketing -aprovechando las potenciales olas de calor que se aproximan-, es conseguir clientes integrales para su cartera de usuarios. Y es que esta campaña relacionada con los aires acondicionados, y que tiene como partners a los principales actores de la industria como Haier, Mitsubishi, Fujitsu o Toshiba, tiene importantes descuentos, bonificaciones y ofertas especiales dentro también del recibo de la luz siempre que se contrate una determinada tarifa.

De esta manera se hace evidente la guerra comercial que en estos momentos tienen abiertas las principales energéticas, Endesa, Naturgy e Iberdrola, con toda la demás competencia que ahora mismo encabeza Repsol, así como las pequeñas comercializadoras que cada vez se alejan más de esta etiqueta.

Asimismo, Endesa X ha querido personalizar al máximo esta relación con el negocio de los aires acondicionados. Con eso intenta que cualquier tipo de usuario se vea representado con las ofertas disponibles. A fin de cuentas, la pelea por los clientes sigue abierta pese a que el máximo responsable de la eléctrica azul minimizó el impacto durante la presentación de resultados financieros a principios de año. Bogas excusó la ralentización en la captación de usuarios debido a su posición de dominio en el mercado. Pero según los últimos datos de la CNMC, la tendencia generalizada de las grandes energéticas es, precisamente, la cesión de clientes.

ENDESA X, CLAVE PARA LA ESTRATEGIA

El movimiento de Endesa de potenciar esta división se adhiere a su estrategia de electrificación de los negocios y la sociedad en su conjunto. Así, la eléctrica busca que la marca contribuya a la ‘New Power Economy’ para que un nuevo modelo energético sea posible. Para ello, proporciona innovación a través de soluciones tecnológicas y servicios de valor añadido para clientes, empresas y ciudades.

La compañía se centra en: e-Industries, e-City, e-Home y e-Mobility. Cuatro pilares básicos sobre los que construir el futuro de la energía para alcanzar un modelo digital, abierto y más sostenible para las industrias, las ciudades, los hogares y la movilidad. Por ello, los nuevos servicios de Endesa X, según aseguran desde la compañía, impulsan nuevas oportunidades a través de la generación distribuida, la eficiencia energética y los servicios de consultoría y auditoría en industrias.

SOLIDEZ CORPORATIVA

Para redimirse de esta guerra comercial, donde el tiempo pondrá a cada uno en su sitio, Endesa puede presumir de mantener uno de los dividendos más atractivos del Ibex 35. Así, se puede asegurar que el fuerte de la eléctrica sigue siendo su política de retribución al accionista. Es una de las compañías con mayor rentabilidad sobre dividendo del selectivo español, pues, en base a su plan estratégico 2018-2021 paga el 100% del beneficio obtenido.

Una situación que cambiará en un par de años. En 2022 solo destinará a dividendos el 80% de lo que gane en 2021. Por ahora, la compañía mantiene su política y durante el último trimestre incrementó su deuda en 999 millones, hasta los 7.376 millones, precisamente para hacer frente al pago de dividendos (741 millones).

Hace unos días fue el último momento para comprar acciones de Endesa con derecho a dividendo. La compañía abonó el próximo miércoles 1 de julio 0,77 euros, y con el termina el reparto a cargo de los resultados de 2019.

El primero fue el 2 de enero (0,70 céntimos), y en total supone un dividendo de 1.475 euros por acción. En todos los casos, la energética italiana Enel, que posee en 70% de su capital, es la más beneficiada.

Comentarios de Facebook