Endesa ha duplicado en Santiago de Compostela el centro de control de sus instalaciones renovables en Madrid, lo que le permitirá controlar desde Galicia la totalidad de sus instalaciones eólicas y solares de España, informó la compañía.

Esta iniciativa de Enel Green Power España (EGPE), la filial ‘verde’ de Endesa, forma parte del paquete de medidas que la compañía acomete para minimizar el impacto que la propagación del coronavirus pueda tener en su actividad.

Así, desde la sala de Santiago, el grupo energético estará en condiciones de monitorizar y operar remotamente los 3.000 megavatios (MW) de potencia eólica y solar que gestiona a día de hoy desde el centro de control ubicado en Madrid.

En concreto, se gestionan a distancia, en régimen de 24 horas los siete días de la semana, más de 2.600 unidades de generación, entre turbinas eólicas e inversores solares, así como más de 100 subestaciones de evacuación de electricidad asociadas a las 115 plantas de generación eólica y solar de EGPE.

Con esta medida, la compañía dirigida por José Bogas destacó que reduce las consecuencias que tendría un posible contagio de coronavirus entre sus operadores y asegura al mismo tiempo un segundo recinto desde el que poder operar sus activos en remoto, minimizando de esta forma los perjuicios que la crisis del Covid-19 pudiera causar en su actividad.