Endesa ha suscrito con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) un acuerdo de financiación por 35 millones de euros para impulsar la movilidad eléctrica en España a través de la instalación de estaciones de recarga eléctrica repartidas por todo el país, informaron en un comunicado conjunto.

El proyecto, que se completará a lo largo de los próximos cuatro años, permitirá desplegar en total 8.500 puntos de recarga que darán servicio a vehículos híbridos o eléctricos.

La instalación de los primeros 2.000 puntos de recarga se completará este año en la red principal de autovías y en las principales áreas urbanas del país, con el objetivo de cubrir 15.000 kilómetros y las ciudades con más de 35.000 habitantes.

De esta forma, el conductor del vehículo eléctrico podrá disponer de un punto de recarga cada 100 kilómetros y de infraestructuras de recarga en las principales ciudades de España.

HASTA 2023

El resto de las estaciones se irán instalando en los tres años siguientes, hasta 2023, alcanzando los 8.500 puntos de recarga de acceso público. Todos estarán en vías o estacionamientos públicos con acceso abierto a los conductores.

La financiación facilitada por el BEI contribuirá a acelerar la transición hacia una movilidad eléctrica en Europa y a cumplir con el objetivo de disponer de un millón de puntos de recarga en la UE para el año 2025, tal y como lo recoge el Pacto Verde Europeo elaborado por la Comisión. Para lograrlo, según diferentes estudios, en el caso de España será necesario pasar de los cerca de 9.000 puntos de recarga que hay actualmente a más de 120.000.

Además, el proyecto ayudará a reducir las emisiones contaminantes del transporte por carretera y al cumplimiento de los objetivos del Pacto Verde Europeo y del Acuerdo de Paris, que establecen la necesidad de reducir las emisiones de este tipo de transporte en un 90% para el año 2050. Según las estimaciones del banco, una vez estén instalados, los nuevos puntos de recarga eléctrica evitarán la emisión de 57.000. toneladas de CO2 al año.

CREACIÓN DE 600 PUESTOS

Junto a sus beneficios medioambientales, Endesa y el BEI destacaron que estas inversiones impulsarán a la industria del vehículo eléctrico y tendrán un impacto positivo en la generación de empleo en un momento crítico por la crisis económica provocada por el Covid-19.

En concreto, de acuerdo con los estudios del BEI, el proyecto de Endesa permitirá crear cerca de 600 puestos de trabajo durante la fase de implementación y otros 40 de carácter fijo.

La vicepresidenta del BEI, Emma Navarro, responsable de acción climática de la entidad y de su actividad en España, destacó que la descarbonización del transporte “es un elemento clave para cumplir con nuestro objetivo de alcanzar la neutralidad climática en 2050”.

“Por eso, nos complace unir fuerzas con Endesa para impulsar inversiones en infraestructuras que facilitan el uso del vehículo eléctrico y que al mismo tiempo contribuyen a la recuperación de la economía española, en este contexto tan extraordinariamente difícil provocado por el Covid-19. Como Banco del clima de la UE, el BEI facilitará todo su apoyo a España financiando inversiones que le ayuden a superar esta crisis y a avanzar hacia una economía baja en carbono”, añadió.

El consejero delegado de la energética, José Bogas, valoró que “contar con el apoyo del que ya es el Banco europeo del clima, es garantía de la solidez de la propuesta de Endesa para revitalizar el país: la economía y el medioambiente no pueden ir separados, el desarrollo económico debe ser sostenible”.

El ejecutivo de Endesa subrayó que consolidar la red de recarga de vehículos eléctricos en España, “mientras creamos riqueza, puestos de trabajo y reducimos las emisiones, es un gráfico ejemplo de esta visión”.

Comentarios de Facebook