Encuentro de la inversión en MERCA2: Invertir, aunque con cautela

Los mercados van a ritmo de montaña rusa si nos fijamos en el final del pasado ejercicio y el comienzo del 2019. Muchos riesgos siguen encima de la mesa. La cuestión está en cuánto hay de realidad en esos obstáculos, en aras de invertir, y si pueden cristalizar en situaciones más serias.

Todo esto, junto con las oportunidades de inversión, es lo que se abordó principalmente en el primer ‘Observatorio de la Inversión’ organizado por MERCA2. En el mismo participaron Álvaro Antón, Country Head Iberia Aberdeen Standard Investments; Alberto Salgado, Director de Inversiones de Intermoney Patrimonios; Miguel Ángel Cicuéndez, Vicepresidente ASEAFI;  Ignacio Muñoz-Alonso, Estratega Macro de Inversis; Ignacio Chacón de la Rosa Gestor de carteras multi-activo de Fonditel; y Fernando Ibáñez, Director General de Ética Patrimonios EAFI.

Álvaro Antón, Country Head Iberia Aberdeen Standard Investments

El consenso de los seis expertos es que nos encontramos ante un esquema macro maduro y complejo en comparación con otros momentos de mercados. Sin embargo, con posibilidades para buscar alternativas que añadir en cartera, aunque atendiendo a las sombras que vienen alterando el panorama desde hace tiempo.

Antón expuso, en relación a los riesgos, que el fantasma de la recesión “está ahí” de manera técnica, pero que existen dos temas a diferenciar: el comportamiento de la recesión y el de los mercados. En este sentido, los datos de crecimiento de Estados Unidos están siendo mejores, los datos de pedidos industriales están mejor. Por eso, añadió que el crecimiento se reduce, pero hay una serie de temas que hacen que “los mercados puedan seguir subiendo”.

Alberto Salgado, Director de Inversiones de Intermoney Patrimonios

En opinión de Chacón el punto de partida es que “no hay recesión”, pese a que sí se puede decir es que la tendencia es “al deterioro y es continua”. El empeoramiento continúa. El experto iba más allá al señalar que “podemos entrar en una parte complicada en el primer tramo del año en 2020”. Con todo esto, matizó, “siempre se puede invertir”.

Para Muñoz-Alonso no hay ningún indicador que apunte hacia una recesión. Con una economía europea creciendo al 1,8% no se mostraba del todo de acuerdo con “las perspectivas sombrías de aquí a final de año”. Eso sí, consideró que la economía estadounidense es está “quedando sin gas”. Si nos enfrentamos a un escenario de medio plazo en el que se resuelve la incertidumbre geopolítica, aventuró, “podemos tener un 2019 bueno”.

Primera plana: Fernando Ibáñez, Director General de Ética Patrimonios EAFI

A este respecto Ibañez aportó que parece que “estemos en medio de la fiesta y queremos irnos ya”. Por la parte de análisis de mercados queremos que las cosas están bien, pero es cierto que “tenemos la presión del mercado y comercial”. Así, señaló que los mercados “están bien” y por qué “recoger los bártulos cuando es posible que esto dure más meses”.

Según valoró Cicuéndez, hay que tener en cuenta que el mercado ha llegado a un techo y que “puede entrar en una sana corrección”. La volatilidad está en mínimos y estamos en mínimos de bajistas, por lo que, alerta, el “tiempo de vino y rosas es muy peligroso”. El conflicto chino puede alargarse, por lo que “hay que cubrir la cartera y estar tranquilos y si hay una corrección de un 5% quizá sea el momento de entrar”.

Primera plana: Ignacio Chacón de la Rosa Gestor de carteras multi-activo de Fonditel

Efectivamente, todos coincidieron en que nos encontramos en una fase de ciclo maduro en EEUU, donde hay una clara desaceleración económica. Salgado repasó que, por otra parte, en Europa ha habido temas coyunturales como en el sector del automóvil que ha arrastrado a Alemania o España. Pero puede haber sorpresas, y de ahí a que afirmase que el segundo semestre “puede ser mejor, puesto que hay esperanzas de recuperación”. Con todo, su posicionamiento es “cauto” con las bolsas.

¿CÓMO POSICIONAR LAS CARTERAS?

Así las cosas, teniendo en cuenta el escenario global, la siguiente cuestión es dónde, concretamente, se pueden hallar oportunidades de inversión. Salgado aseveró que el enfoque del ahorro tiene que estar “a largo plazo”, dado que los vaivenes de la bolsa “hay que aceptarlos”. De esta forma, las carteras “hay que diversificarlas, Europa tiene una prima de importante y hay que abrir las carteras a emergentes y EEUU”.

Ignacio Muñoz-Alonso, Estratega Macro de Inversis

Muñoz-Alonso agregó, siguiendo esa misma pauta, que hay que “estar invertidos y seguir en mercados”, porque el que se sale “luego le cuesta mucho entrar”. Con todo, apostilló que tiene parte de la cartera de renta variable “cubierta con derivados”, por si el escenario se torna más negativo, y apuesta por “aligerar el riesgo tácticamente”. De cara a ideas a largo plazo, aseguraba apostar por ideas temáticas como “medio ambiente o demografía”.

Precisamente Ibáñez se movía en los mismos términos al concretar que la “ISR es fundamental”, como idea de largo plazo. Y es que todas las compañías vinculadas al cambio climático “tienen un augurio muy importante”. Es una tendencia muy importante que está para quedarse, valoró, por lo que están “incorporando productos de economía real” que están dando entre un 2% y un 6% anual.

Miguel Ángel Cicuéndez, Vicepresidente ASEAFI

En otro orden, tal y como analizó Antón, es interesante buscar en el mercado “gestores locales que estén cerca de las inversiones”. Ahondando más en el concepto de posibilidades que se nos pueden brindar ahora mismo, concretaba que desde Aberdeen les atrae “el crédito corporativo”, con selección de valores, pero también “el High Yield y la Renta Fija emergente”.

En posiciones más conservadoras se mostraron Chacón, que aseguraba que hay que tener en cuenta “la liquidez”, que con los tipos negativos “es una alternativa”. La renta variable, añadía, “necesita una sana corrección”, mientras que en deuda se puede estar “pese a los precios que tiene porque no ha aparecido una inflación amenazante”.

Cicuéndez concluía que la mejor opción es no estar dentro “del mercado en estos momentos”, por lo que hay que ver si llega la corrección “para actuar en consecuencia”.