Ence-Termollano-Q-Energy

Ence  ha vendido su participación del 90% en la planta termosolar de 50 megavatios (MW) en Puertollano a Q-Energy por un valor de 168 millones de euros, incluyendo 81,5 millones de deuda neta. El acuerdo alcanzado con la gestora de fondos de inversión incluye la posibilidad de hibridar la termosolar (Termollano) con la incorporación de una caldera de biomasa. Precisamente en 2018 Ence adquirió la termosolar cercana a su instalación de biomasa (Biollano) con la intención de hibridar ambas tecnologías, para facilitar una instalación eléctrica gestionable aumentando las horas de producción.

En concreto, el precio acordado con Q-Energy por la participación del 90% en el capital de Ence Energía Termollano, asciende a 86,5 millones de euros, de los que 82,5 millones de euros se cobrarán al cierre de la transacción previsto en diciembre y el cobro de hasta otros cuatro millones de euros está condicionado a futuras actuaciones relacionadas con las instalaciones de conexión eléctrica de la planta.

La gestora de fondos de inversión compuesta por más de 150 profesionales y que ha invertido más de 6.000 millones de euros en el sector de la energía renovable a nivel mundial, asumirá la deuda neta de la sociedad por otros 81,5 millones de euros.

Ence destacó que este precio supondrá una plusvalía potencial de hasta 39 millones de euros generada en los dos años que han transcurrido desde la adquisición del 90% del capital de la planta termosolar, en noviembre de 2018, por 45 millones de euros.

El acuerdo alcanzado con Q-Energy incluye la posibilidad de hibridar conjuntamente la planta termosolar con la incorporación de una caldera de biomasa para convertir así un activo renovable no gestionable en gestionable y optimizar con ello su utilización.

Con la adquisición de la planta termosolar de Puertollano, el equipo de Q- Energy continúa avanzando en su estrategia de consolidación del sector y gestionará más de un gigavatio (GW) solares fotovoltaicos, 220 MW solares termoeléctricos (CSP) y 130 MW eólicos en España, Alemania e Italia.

El pasado 12 de noviembre, el grupo presidido por Ignacio de Colmenares también acordó la venta del 49% de su filial de energías renovables (Ence Energía) al fondo de inversión británico Ancala Partners por 359 millones de euros. De esa operación había quedado excluida esta planta termosolar de Puertollano.

BIOLLANO 50 MW

La planta Biollano de Ence, en Puertollano (Ciudad Real) de 50 MW de potencia ha supuesto una inversión superior a los 100 millones de euros, genera 325 GW, y alrededor de 1.500 puestos de trabajo estables directos, indirectos e inducidos –con picos durante la construcción de hasta 500 empleos-. “Favorece la transición justa y que los habitantes de un territorio tengan alternativas para quedarse allí” ha explicado el director de proyectos de Ence Energía, Carlos Izaguirre, en un webinar organizado por APPA recientemente sobre el papel de la biomasa en el sistema eléctrico.

En 2018 la compañía adquirió una planta termosolar cercana a la instalación de biomasa con la intención de hibridar ambas tecnologías, para facilitar una instalación eléctrica gestionable aumentando las horas de producción. “La gestionabilidad es una característica intrínseca de la transición energética” puesto que “tiene que garantizar la estabilidad del sistema eléctrico durante los próximos años, en los que habrá aun penetración muy importante de renovables no gestionables, y durante un largo período, la tecnología de almacenamiento no estará suficientemente madura, por lo que será necesario incorporar plantas de generación gestionables”, ha apuntado Izaguirre.

Biollano consume 300.000 toneladas (tn) de orujillo, sarmiento, hojas y podas de olivo o otros restos leñosos y de aprovechamiento agrícola. Castilla La Mancha representa el mayor viñedo del mundo, con más de 500.000 hectáreas, y  genera al año más de 800.000 tn de sarmiento, de los que Ence ha recogido y valorizado más 50.000 tn, “con intención de duplicar esta cifra el año que viene y evitar así quemas no controlada en el campo”, que es como terminan estos residuos si no se destinan a biomasa energética.

Por otro lado, el decálogo de la sostenibilidad de la biomasa como combustible energético de Ence garantiza que la compañía “no competirá en los usos de estos recursos con la alimentación del ganado ni con usos más nobles, como fabricación de muebles y tableros”, recuerda el directivo de Ence, que pone en valor “la vertebración del territorio” que fomenta la biomasa en este cambio hacia un nuevo modelo energético.