Empresarios turísticos de España han debatido este jueves en Palma las estrategias de futuro para la recuperación del sector y las medidas específicas de apoyo institucional necesarias ante la crisis económica y social derivada de la pandemia de la COVID-19 y han coincidido en que los próximos meses serán “malos y duros” para el sector.

Con motivo de la celebración de la Mesa Nacional de Diálogo Social este próximo viernes en la capital balear, Exceltur ha organizado este jueves una Asamblea General Extraordinaria en el hotel Meliá Marina Palma, donde se han congregado los presidentes y consejeros delegados de diferentes empresas turísticas líderes que integran la asociación, acompañados por autoridades de Baleares y Palma de Mallorca.

Entre los empresarios asistentes se encontraba el presidente de Vueling y próximo presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto; el presidente de Exceltur y vicepresidente ejecutivo & CEO de Meliá Hotels International, Gabriel Escarrer; la consejera delegada de RIU, Carmen Riu; el presidente y consejero delegado del Grupo Palladium, Abel Matutes; el presidente de Balearia, Adolfo Utor; el consejero delegado de Jumbotours, Ginés Martínez y la consejera delegada del Grupo Piñero, Encarna Piñero.

Frases como “vienen meses malos”, “”vamos a tener que fajarnos para aguantar la situación” o “no soy optimista de cara al otoño y al invierno hasta que no haya un verdadero avance contra la enfermedad” son algunas de las opiniones que se han escuchado a lo largo del debate entre empresarios del sector.

Por ello, Abel Matutes, presidente y consejero delegado de Grupo Palladium, ha pedido dotar a las empresas de liquidez para afrontar la crisis y mirar a largo plazo para proteger el sector y ver qué cuestiones se podrían mejorar en España.

En nombre de los empresarios, Exceltur ha reclamado al Gobierno un plan de apoyo transversal y específico para el turismo, en el que se incluyan apoyos de carácter financiero y fiscal con fondos propios y de la UE, así como medidas para asegurar la supervivencia y viabilidad de las empresas que forman parte del sector.

“Ya no es posible mantener la validez de un tratamiento y medidas para el turismo similares u homologables al resto de sectores, ante las singularices propias, dimensión del problema y la dramática situación en el sector”, han remarcado desde la asociación.