El 1 de enero de 2020 supondrá un antes y un después para el sector del automóvil. A partir de este día, la media de emisiones de cada marca no podrá superar los 95 gramos de CO2 por kilómetro, según la nueva normativa de la Unión Europea (UE). En caso de incumplimiento, asumirán sanciones de 95 euros por cada gramo emitido de CO2 a la atmósfera y coche matriculado. La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) calcula que las multas rondarán los 2.000 euros por unidad. De ahí el impulso de las marcas en coches eléctricos y los motores alternativos a la combustión.

Ante esta circunstancia, algunos compradores de coches eléctricos han visto cómo las marcas les están dando largas para que esperen a enero. Fuentes del sector han confirmado a MERCA2 que esta práctica no es puntual, sino generalizada entre aquellas que disponen en su catálogo de este tipo de motorizaciones. La picaresca no tiene límites.

Todo ello a pesar de que, como apuntó recientemente la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (Aedive), las matriculaciones de eléctricos deberán aumentar un 54% en 2019 para cumplir con los objetivos de Transición Ecológica. Hasta noviembre matricularon un total de 21.886 unidades, un 65,9% más, de vehículos eléctricos sumando turismos, dos ruedas, comerciales e industriales. “Será necesario que 2019 acabe con 24.000 matriculaciones de vehículos eléctricos de todo tipo, pero deberán triplicarse en el conjunto de 2020”, apuntó.

LOS NÚMEROS DEL SECTOR

Los datos de matriculaciones de coches eléctricos en España han mostrado mes a mes signo positivo al comparar con el mismo periodo de 2018. Mejor no hablar de los vehículos de motor de combustión. Sin embargo, la tendencia a lo largo de este 2019 confirma estas informaciones. Cualquier aficionado al análisis técnico bursátil vería una tendencia bajista en la línea que dibuja el gráfico.

ventas coches eléctricos España
Fuente: elaboración propia con datos de Anfac.

Los meses de verano sufrieron la estacionalidad típica del sector. Aunque las ventas repuntaron en septiembre, no llegaron a los números de mayo y junio. El final de año, cuando las marcas suelen sacar jugosas ofertas para limpiar sus campas y cumplir objetivos, está marcando un nuevo retroceso. El gráfico es un ejemplo, según los analistas bursátiles, de máximos y mínimos decrecientes, es decir, a lo largo de tiempo los puntos más altos y más bajos van en descenso. Si de un valor cotizado se tratase, pocas firmas le pondrían la recomendación de “comprar”.

LOS ELÉCTRICOS, CON AYUDAS INSUFICIENTES

Son caros, tienen poca autonomía, la red de puntos de recarga en España está aún en pañales, los concesionarios estamos viendo que han parado sus ventas hasta enero y para colmo los incentivos a su compra son mínimos. La propia ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, señaló recientemente que los 45 millones de euros con los que está dotado el Programa de Incentivos de Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves) son “insuficientes”. Eso sí, insistió en que muestran una “voluntad clara” del recorrido que debe hacer España en la transición hacia la electromovilidad.

La ministra afirmó que el Ejecutivo espera mejorar el presupuesto de la segunda parte del Plan Moves, denominada Moves Proyectos Singulares. Con él trata de impulsar iniciativas innovadoras para la gestión integrada de la movilidad urbana y proyectos experimentales relacionados con los coches eléctricos. “Es una cantidad modesta, pero esperamos incrementarla en los próximos años”, insistió.

Ribera destacó durante la inauguración de la segunda jornada del ‘V Congreso Europeo del Vehículo Eléctrico’ celebrado en Madrid que el Gobierno está dando “pasos claros” en el corto y medio plazo para lograr el objetivo de una economía descarbonizada en 2050. Para ello, apuntó, es necesario fomentar la adquisición de los vehículos eléctricos hasta que se alcance la paridad de precios respecto a los de combustión. Según distintos estudios, esto se alcanzará entre 2022 y 2025, algo que está “a la vuelta de la esquina”.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) plantea que haya cinco millones de vehículos eléctricos en 2030, en torno al 15% de la flota. Cuando faltan una década y un mes, la cifra no llega a 0,85% en las matriculaciones de coches nuevos. Si sumamos el problema de la antigüedad del parque móvil español, quizá las expectativas son poco realistas.