El Corte Inglés

“Estamos ante un modelo de logística inasumible”. Así lo reconoce Antonio Díaz Cuevas, director de Operaciones, Almacenes y Plataformas El Corte Inglés. La empresa lleva años tratando de dar con la clave para hacer frente a gigantes como Amazon con bastantes problemas en sus intentos. La reconversión en centros logísticos de algunos de sus centros comerciales menos rentables vuelve a tomar fuerza.

El Corte Inglés asume que los clientes son “independientes, infieles e implacables”. Saben que no perdonan y que el nivel de exigencia es máximo y el de compromiso mínimo. Pero hay que adaptarse a los tiempos y uno de los grandes problemas de los grandes almacenes es que ha llegado tarde con su proyecto digital. Y eso que cuenta con un surtido de más de tres millones de referencias de marca propia, pero también de otros fabricantes. Es decir, una oferta integrada que podría competir contra Amazon sin problemas.

Envíos gratuitos y con márgenes tan estrechos hacen que el propio modelo se agote y sea “inasumible” para algunas empresas. No para Amazon. “Si no somos capaces de regular las cosa ni de trasladar a la logística la dignidad laboral esto no va a tener futuro ni para El Corte Inglés ni para ninguna otra empresa”, aseguró Díaz, durante su intervención en el V Encuentro Empresarial de Logística organizado por Uno. Por ello, el futuro del modelo no lo ve con claridad.

Mercadona Deliplus

La nueva política de Mercadona condena a sus interproveedores

Mercadona es el primer distribuidor de España con una cuota de mercado del 24,9%. Puesto que ha alcanzado gracias a una estrategia comercial basada...

Desde hace tiempo El Corte Inglés baraja la idea de reconvertir sus centros comerciales menos rentables en hubs logístico para distribuir pedidos online en Madrid. La compañía cuenta con un total de 93 centros comerciales, pero no todos ellos son rentables. Arroyosur (Leganés), es uno de ellos.

Muchos de estos espacios comerciales no rentables responden a una época de inversión donde no se tuvieron en cuenta los efectos de la crisis económica que se avecinaba. Entre 2006 y 2012, el grupo gastó 7.040 millones de euros en centros ubicados en nudos de carretera con apenas compradores. Después llegó la caída de facturación y la elevada deuda: 3.652 millones de euros con la venta de algunos activos.

CLICK&COLLECT Y TABLETS PARA EMPLEADOS

De hecho, hace unos meses, Iván Martín, el que fuera director de la Cadena de Suministro de El Corte Inglés (ahora en la empresa de distribución DIA), anunció un nuevo sistema de logística, bajo el nombre Red de Suministro Digital, que convertirá 100 centros comerciales en almacenes de venta online en lugar de tener solo una plataforma logística ubicada en Valdemoro (Madrid).

Esta estrategia también sumaría una zona click&collect, nuevos puntos de transporte o tablets para que los empleados ofrecieran alternativas de venta a los usuarios en el mismo punto de venta. Todo un plan con el que conseguir recuperar los clientes perdidos. Pero de estos planes, no todos se han llegado a implementar.

VENTA DE ACTIVOS

Aquellos activos que no se reconviertan, serán vendidos. La compañía encargó un estudio a la división de Real Estate de Price Waterhouse Coopers (PwC) con el fin de determinar las mejores opciones para cada uno de los activos no estratégicos y posteriormente decidir cuales se pondrán a la venta a partir de 2019.

En conjunto, se están analizando unos 130 activos que en la actualidad tienen diferentes usos (terrenos, oficinas, superficies comerciales y plataformas logísticas). Estos suman más de dos millones de metros cuadrados repartidos por todo el territorio nacional y su valor se sitúa en una horquilla de entre 1.500 y 2.000 millones de euros. Por lo que El Corte Inglés podría reducir a la mitad su deuda.

De hecho, esta semana ya ha soltado lastre. El Corte Inglés y GrandVision han alcanzado un acuerdo para que el grupo holandés adquiera la cadena especializada Óptica2000. Tras la adquisición de Óptica2000, GrandVision se convertirá en el socio preferente minorista para el negocio óptico dentro de la red de El Corte Inglés.

El grupo español también cerró la transacción de sus centros madrileños de Parquesur (Leganés) y La Vaguada (Madrid) por 160 millones de euros. El comprador es la mayor inmobiliaria europea y una de las más grandes del mundo, el gigante Unibail-Rodamco-Westfield (URW), según adelantó ‘Cinco Días’.