El Corte Inglés Inditex Mercadona

Será el próximo 26 de julio cuando El Corte Inglés afronte una de las juntas de accionistas más importantes desde que Ramón Areces comprase, allá por 1935, una sastrería con el mismo nombre. Hasta que llegue el día, ECI dispondrá de algo más de 600 horas para dar forma al modelo de negocio con el que quiere encarar su porvenir. “Tenemos proyecto y tenemos futuro”, dijo Marta Álvarez, la presidenta de El Corte Inglés, durante la última junta de accionistas.

En ese futuro, a retos asumidos por la compañía en los últimos años como la mejora de eficiencias y la reducción de costes, se le suman otros. Ahí podemos incluir la transformación digital, el proceso de cierre, venta y transformación de los puntos de venta, o la recuperación del liderazgo de la moda en España. Acaba de serle arrebatado por Inditex.

“El Corte Inglés, como uno de los gigantes de la distribución en España, tiene en la transformación digital el gran elemento clave para encarar su futuro”, afirma Aitor Méndez, analista de IG. Más ahora, cuando el fenómeno de la venta online se ha disparado con el coronavirus… y lo seguirá haciendo.

La transformación digital y la venta o cierre de establecimientos serán algunos de los retos de ECI

“Para triunfar en la venta online, El Corte Inglés debe cambiar la cultura de empresa hacia lo digital, mejorar la experiencia de compra online de los clientes y atraer capital humano con habilidades digitales, innovación y creatividad”, matiza César Fernández Tajes, director de Instituto Superior de Bolsa, Inversión y Finanzas (Isbif). Un cambio que no se antoja fácil debido a la edad media elevada de su plantilla.

PUNTO FUERTE

La pregunta que surge es cuál debe ser el punto fuerte del tercer grupo de grandes almacenes a nivel mundial por cifra de negocio para impulsar el comercio online. “La capilaridad de red de puntos de venta”, responde César Fernández Tajes. Ello le permitiría integrarla como parte de la red logística. Así, ofrecería a los clientes la posibilidad de recogida y devoluciones en los puntos de venta. También reduciría los tiempos de entrega, además de un ahorro en los costes de transporte.

El Corte Inglés no había realizado, hasta ahora, una apuesta decidida por este segmento. Aunque, durante las semanas del confinamiento, optó por potenciar este canal a través de la recepción en coche. “El Corte Inglés apostaba por la experiencia de compra en tienda. La opción de reparto era ofrecida como un servicio más premium. Ahora parece que la compañía quiere apostar con más decisión por ello”, indica Aitor Méndez.

EL CORTE INGLÉS Y SU ESPEJO

Varios son los espejos en los que podría mirarse El Corte Inglés para definir sus movimientos futuros: Amazon, Inditex… Con este último tiene varios puntos en común. Amplia presencia a nivel nacional, volumen de negocio, o espacio en tienda son algunos de ellos.

Ello le ofrecería la posibilidad de aprovechar sus propios establecimientos como parte de la red logística sobre la que distribuir más eficientemente a sus clientes. “De igual modo, El Corte Inglés cuenta ya con sus propios parques logísticos para abastecer a sus tiendas físicas. Una situación que puede ser aprovechada para mejorar su negocio”, incide Aitor Méndez.

No es el único apartado en el que seguir la estela de la compañía fundada por Amancio Ortega puede resultarle beneficioso… y recuperar, de esta manera, el terreno perdido frente a ella. Respecto al cierre, venta o transformación de establecimientos, y la influencia que puede tener el covid en estos movimientos, El Corte Inglés tendrá que volver a evaluar la situación de cada uno de ellos.

“Se trata de ver si las ventas siguen siendo la mejor opción en un momento en el que los precios de sus activos podrían bajar ante de la caída de la demanda”, manifiesta el analista de IG. Y añade: “O si, por el contrario, ante un previsible retroceso de las ventas en un escenario recesivo, el cierre de determinados establecimientos sigue siendo la mejor opción a pesar de una hipotética depreciación del activo”.

ACELERAR EL PROCESO

Lo que tiene El Corte Inglés sobre la mesa es tratar de adaptar la superficie disponible a la venta a las tendencias actuales del mercado. Dicho de otra manera, estaría en línea con lo anunciado por Inditex en la presentación de resultados del primer trimestre: cierre de puntos de venta y transformación de tienda en un formato de omnicanalidad. Así se optimizaría la venta online y la presencial. “El covid debería acelerar el proceso de cierre, venta y transformación de puntos de venta”, sostiene César Fernández Tajes.

Más allá del mundo online, y del mañana que espera a los establecimientos, la junta de accionistas se prevé como una balsa de aceite. El acceso a la presidencia de Marta Álvarez ha logrado alinear presidencia y propiedad. “Eso debería solucionar los problemas de estabilidad institucional pasados, donde la presidencia estaba enfrentada a la propiedad”, resalta César Fernández Tajes.

Santiago Bernabéu cubierta retráctil

FCC arranca la cubierta retráctil del estadio Santiago Bernabéu

Un año se ha cumplido desde que FCC pusiera ‘la primera piedra’ de la reforma del Santiago Bernabéu. Un año en el que la...

De momento, El Corte Inglés ha fichado a AT Kearny y Goldman Sachs para arrancar su propio operador logístico online. Una operación que todavía está en su fase inicial, según El Confidencial. Respecto a los previsibles ingresos de ECI, la actividad y el gasto tanto de los ciudadanos españoles, como de los turistas, se mantienen por debajo de los niveles previos a la crisis sanitaria. Y, el 26 de julio, El Corte Inglés reducirá su tamaño al absorber Sfera. Esto último será presente ese mismo día.

Comentarios de Facebook