golf

El golf ha sido un deporte que, históricamente, ha tenido una relación de amor-odio con el medio ambiente y la contaminación. Sus amantes han defendido su impacto relativo a la naturaleza; los detractores han atacado por ese flanco. Y ante este escenario, la energética de origen portugués EDP ha querido brindar una ayuda al sector.

En concreto, la eléctrica y la Real Federación Española de Golf han sellado una alianza que va a potenciar el autoconsumo de energía entre sus 265.000 jugadores federados y 400 campos de golf asociados, que tendrán a su disposición, a través de EDP Solar, diversas soluciones para realizar instalaciones fotovoltaicas en sus hogares e instalaciones deportivas.

El director de EDP Solar, Gabriel Nebreda, asegura que esta alianza ilusiona especialmente a la compañía por “el enorme impacto medioambiental positivo que tendrá en el medio y largo plazo. Miles de personas jugarán al golf en España con una huella medioambiental sensiblemente más baja gracias a la energía solar”.

Motivos no faltan para esta alegría y, sobre todo, quitar el estigma medioambiental que existe sobre esta práctica deportiva. Así, llevan años denunciando desde Ecologistas en Acción los impactos ambientales de los campos de golf son muy diversos: consumo de territorio, urbanización del medio rural y natural, pérdida de conectores biológicos entre espacios naturales, contaminación de acuíferos, desfiguración del paisaje, presión humana por incremento del tráfico, ruido, contaminación lumínica nocturna, etc.

EDP: UN MOVIMIENTO ‘VERDE’

Para dejar atrás ese estigma, desde EDP se han esforzado en resaltar todos los aspectos positivos que traerá el acuerdo. Así, con esta apuesta por el autoconsumo de energía 100% renovable en las instalaciones de golf federado de toda España, cada club que realice una instalación de autoconsumo puede conseguir, de media, un ahorro equivalente al consumo anual de 10 hogares (36.000 kWh).

El beneficio del autoconsumo también es ambiental. Cada instalación evitaría la emisión anual de 9 toneladas de CO2 a la atmósfera, un impacto positivo en la calidad del aire similar al que producirían 700 nuevos árboles. Para los federados, cada instalación en sus hogares supondría un ahorro anual superior a los 600 euros, evitando la emisión de más de 1.500 kilos de CO2.

Asimismo, EDP Solar será el patrocinador energético de la RFEG en exclusiva, uniéndose así a la línea de patrocinadores del tercer deporte con representación olímpica con mayor número de federados en España, tras el fútbol y el baloncesto.

Comentarios de Facebook