El auge desmedido del comercio electrónico en España durante el pasado año ha absorbido la mayor parte de la oferta inmologística en las zonas más estratégicas. Estas operaciones masivas han dejado a la vista una doble escasez: en la mano de obra cualificada y en la cantidad de espacio logístico bien ubicado, lo que está impulsando la necesidad de operaciones logísticas altamente productivas, y aquí la automatización se presenta como la alternativa más viable.

El e-commerce se ha convertido en el balón de oxígeno de muchas compañías que tuvieron que cerrar sus tiendas físicas durante unas semanas debido al confinamiento, y lograron sobrevivir gracias a los ingresos online. Otras, dieron el salto a este canal rápidamente para mantenerse a flote y modernizar su proceso de compra.

Con la revolución de las compras online, cada vez son más los usuarios de logística que pretenden encontrar la ubicación correcta y el edificio adecuado, equipado con las características necesarias para aprovechar el poder de la cadena de suministro como fuente de ventaja competitiva. Así, la automatización tiene la capacidad de desbloquear este potencial, según desvela un estudio de Prologis.

Teniendo en cuenta la fuerte contracción de la capacidad en la entrega de última milla, hay empresas de paquetería que no pueden absorber una mayor carga de trabajo y se ven obligados a rechazar nuevos negocios. Sin embargo, la automatización aumentaría los ingresos generados por metro cuadrado de espacio logístico, y una mayor productividad puede ayudar a compensar la falta de espacio disponible.

Por otro lado, desde Prologis advierten de que la automatización es una alternativa que beneficia al sector inmologístico, ya que los clientes que incorporan la automatización firman arrendamientos más largos, siendo más probable que renueven, lo que reduce el tiempo de inactividad y los costes relacionados con la búsqueda de un nuevo inquilino y la adaptación a la nueva actividad.

En este sentido, la apuesta por la automatización para mejorar la productividad es clave para satisfacer la demanda del comercio electrónico y las altas expectativas de los consumidores. Así, los empresarios deben aumentar su compromiso con el cumplimiento de los plazos de entrega e, incluso, los expertos hablan de tener que duplicar la huella del cumplimiento online en los próximos cinco años.

MADRID Y CATALUÑA LÍDERES EN LA LOGÍSTICA

Los gigantes del comercio electrónico saben que la receta del éxito es instalarse en las zonas más estratégicas de las principales ciudades españolas. Así, en Madrid cobran fuerza el Corredor del Henares y Getafe, entre otros.

Durante 2020 la búsqueda más solicitada fue una nave de obra nueva, con ubicación prime, sostenible y que cubra todas las nuevas necesidades de los inquilinos. El atractivo de Madrid y Cataluña se mantiene frente a los operadores e inversores tanto nacionales como internacionales y existe una demanda no satisfecha ante la dificultad de atenderla por la falta de producto y superficie disponible acorde a sus necesidades.

Según los datos de Savills Aguirre Newman, el pasado ejercicio también aumentaron las transacciones denominadas “Big Box”, es decir, con un metraje superior a los 20.000 metros cuadrados. En concreto, se realizaron un total de cuatro (un año antes fueron tres), que corresponden a Lidl, ID Logístic, Katoen y Amazon.

La consultora cifra que en Cataluña se han cerrado un total de 68 transacciones de naves y espacios logísticos, mientras que un año antes se registraron 61. La superficie contratada alcanzó los 423.510 m2, frente a los 601.521 m2 registrados en 2019.

Para este ejercicio, las previsiones de contratación para el sector logístico en Cataluña son optimistas ya que, de la nueva oferta de superficie incorporada al mercado, un total de 388.410 m2, el 67,15% está pre-alquilada. Asimismo, del nuevo espacio que incorporó el mercado en 2020, un total de 430.627, el 84% ya ha sido contratada.

UN 2020 CARGADO DE OPERACIONES

El ejercicio 2020 se cerró con un incremento considerable en el número de operaciones de alquiler de naves transaccionadas con respecto a 2019, ya que el covid-19 impulsó las compras online.

Una de las grandes operaciones inmologísticas del pasado año la protagonizó Colonial, que vendió toda su cartera logística en España a Prologis, que se traduce en un total de 414.000 metros cuadrados. En agosto de 2019, la socimi vendió a Prologis 11 instalaciones que sumaban 314.000 metros cuadrados, y en 2020 firmó la venta de 3 plataformas logísticas, sumando otros 100.000 m2.

Pero en la carrera por ser los amos del sector logístico en España también entran en juego gigantes como Merlin Properties o Blackstone. La fortaleza del sector logístico español ha despertado el interés de compañías y fondos extranjeros, que quieren entrar en el pastel de este sector y coinciden en que la cadena de suministro tiene que evolucionar. Los inversores han aterrizado en España sin una hoja de ruta que les limite la superficie logística máxima contratable, y apuestan por incrementar cuanto más, mejor, su cartera de activos.

PROYECTO PILOTO DE MERLIN

La socimi liderada por Ismael Clemente es una de las mayores propietarias de edificios terciarios de España, cuenta con un 90% de su cartera de logística creada por ellos mismos, y señala que “continuaremos con el vector de crecimiento en logística en tres direcciones”: el desarrollo del formato ‘Big Box’, la logística en formatos especiales, como son la logística de frío, alimentario, de perecederos, etc..

Y, por último, continúa con el desarrollo del proyecto piloto de ‘última milla’ que consiste en el uso de los parkingsde algunos de sus edificios de oficinas y centros comerciales como centros logísticos durante la noche. Sin duda, una idea que podría resucitar estas zonas en horas intempestivas y así ahorrar en costes.