La duración media de los contratos inscritos en los servicios públicos de empleo durante el mes de septiembre fue de 61,39 días, la cifra más alta en este mes desde el año 2012, cuando se situó en 64 días de media, según datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Se trata además de la duración media más alta de todo el año 2020, ya que en los ocho meses transcurridos anteriormente las cifras fueron bastante inferiores, con excepción del mes de junio, cuando la duración media de los contratos registrados en el SEPE fue de 60,26 días, cerca, pero aún por debajo, del dato de septiembre (61,39 días).

Analizando la serie histórica de los meses de septiembre, en dicho mes de 2019 la duración media de los contratos se situó en 55,75 días, mientras que en los meses de septiembre del periodo 2016-2018 osciló entre los 58,9 y los 59,9 días. Por su parte, entre 2013 y 2015 este indicador se estabilizó en el entorno de los 60 días. En septiembre de 2012 la duración de los contratos fue de 64 días y en 2011 y 2010 rondó los 70 días.

En los años anteriores (2006-2009), la duración media de los contratos inscritos en septiembre fue bastante superior, con cifras que no bajan de los 82,4 días y que alcanzaron su máximo en 2007, cuando los contratos tenían una duración media de 88 días, muy por encima del dato de septiembre de este año.

Fuentes del Ministerio de Trabajo consultadas señalan que la mayor duración de los contratos laborales refleja la labor continuada de la Inspección de Trabajo y recuerdan que la mejora de la calidad del empleo era uno de los objetivos del Plan Director por un Trabajo Digno.

El Departamento que dirige Yolanda Díaz prevé reforzar con más efectivos este organismo, que en 2021, tras cien años de historia, contará con un presupuesto propio por importe de 175,8 millones de euros.

Hay que tener en cuenta además que, con la llegada de la pandemia en marzo, el Gobierno adoptó una serie de medidas para intentar “sujetar” el empleo, entre ellas la imposibilidad de finalizar los contratos temporales indicando como causa el Covid.

No obstante, los contratos temporales que llegaran a su finalización (por ejemplo, por fin de la obra o servicio prestado) sí se han podido extinguir durante la pandemia, salvo que se hayan visto afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), en cuyo caso se mantienen en suspenso hasta la finalización del ERTE.

A la luz de los datos del SEPE, en todos los meses del periodo mayo- septiembre la duración media de los contratos ha sido superior este año en comparación con el mismo periodo de 2019. Marzo y abril suponen una excepción, ya que la duración media de los contratos sí fue inferior a la del año pasado. Antes de la pandemia, en el mes de febrero, este indicador era de 52,66 días, inferior a los 53,43 días de media del mismo mes de 2019.

Según los datos del SEPE, casi uno de cada cinco contratos inscritos en los servicios públicos de empleo durante el mes de septiembre tenía una duración igual o inferior a siete días. Esta proporción ha mejorado respecto a septiembre de 2019, cuando uno de cada cuatro contratos duraba menos de una semana.

Concretamente, de los 1.632.484 contratos registrados en septiembre, el 19,1% de ellos (312.175) tenía una duración igual o inferior a la semana.

Si se analizan los contratos con una duración igual o inferior a un mes, los datos del SEPE revelan que el 31,9% de los que se inscribieron en septiembre igualaba o no llegaba al mes de vigencia, porcentaje que hace un año llegaba al 35,7%.

En total, en septiembre se registraron 522.405 contratos de un mes de duración o inferior al mes. De esta cantidad, más de la mitad presentaba una duración igual o inferior a siete días.

Por su parte, 83.240 contratos (el 5,09%) presentaban una duración de entre una semana y 15 días, mientras que 126.990 (el 7,7%) tenían una duración de entre 15 días y un mes.

Con entre uno y tres meses de duración se efectuaron 136.427 contratos en septiembre (el 8,3%), mientras que los contratos de entre tres y seis meses sumaron 96.555 (el 5,9% del total).

Por último, de entre seis y doce meses de duración se registraron 46.326 contratos (el 2,8%), en tanto que 6.830 contemplaban una duración superior al año (el 0,4% del conjunto de contratos).

Asimismo, en el registro del SEPE figuran en septiembre 660.732 contratos de duración indeterminada y 163.209 contratos indefinidos, cifra ésta última que equivale sólo al 9,9% del total de contratos efectuados en el noveno mes del año.