endesa

La firma textil VF Corporation contabilizó un beneficio neto de 256,7 millones de dólares (218,6 millones de euros) en su segundo trimestre fiscal, finalizado en septiembre, lo que equivale a una caída del 60% con respecto al mismo periodo del año pasado, según las cuentas trimestrales publicadas este viernes por la compañía.

La facturación de la empresa dueña de las marcas Vans, Timberland y The North Face se redujo un 18%, hasta 2.608 millones de dólares (2.221 millones de euros). Por segmentos de negocio, la división de productos textiles urbanos ingresó un 15% menos, hasta 1.200 millones de dólares (1.022 millones de euros), mientras que la rama de ropa para actividades al aire libre se redujo un 24%, hasta 1.154 millones de dólares (983 millones de euros). El área de ropa laboral ingresó un 14%, hasta 253 millones de dólares (215 millones de euros).

El coste de los productos vendidos se redujo un 12%, hasta 1.282 millones de dólares (1.092 millones de euros), mientras que los gastos de venta, generales y administrativos se situaron en 1.006 millones de dólares (857 millones de euros), un 14,4% menos.

En el primer semestre de su año fiscal, VF Corporation registró unas pérdidas netas de 28,9 millones de dólares (24,6 millones de euros), frente a las ganancias de 698 millones de dólares (594,5 millones de euros) del mismo periodo del ejercicio anterior. De su lado, la facturación fue de 3.684 millones de dólares (3.138 millones de euros), un 29,6% menos.

“Nuestros resultados hasta la fecha han sobrepasado nuestras expectativas internas en todas nuestras marcas, debido al impacto del canal digital y China, dos de nuestros pilares clave de crecimiento”, ha indicado el presidente y consejero delegado de VF, Steve Rendle.

“Estamos empezando a ver señales de estabilización y fortaleza en todos los aspectos de nuestro negocio”, ha agregado el ejecutivo.