Hace catorce meses Movistar decidía poner en pie su canal generalista, #0 (Cero). Esta canal tenía varios objetivos en su fundación: mejorar los números del histórico Canal + y de paso crear una marca propia con la intención de sortear a Competencia, que tras la absorción de Digital Plus por parte de Movistar les obligó a compartir algunos de sus derechos deportivos más importantes con sus competidores en la televisión de pago.

La diferenciación era la clave y el canal nacía con ambición y con tres premisas que le presumían una irrupción muy llamativa en el panorama español: el canal contaba en herencia con los formatos históricos del Plus; Ilustres Ignorantes, El día después o Informe Robinson; a los que se le añadirían varios espacios apadrinados por uno de los directivos con mejor reputación de nuestro país, Fernando Jerez (cabeza pensante en el nacimiento de Cuatro, con la que #0 comparte varias caras, e impulsor de la revolución de Discovery Max), que encima contaba con un presupuesto de lanzamiento superior al que dispusieron varios canales TDT en su aterrizaje nacional: alrededor de treinta millones de euros.

#0 nació con la intención de reforzar los tres millones de abonados de Movistar

Pero #0 sin embargo no ha motivado altas masivas dentro de la plataforma de pago y en sus inicios ni siquiera mejoró los números de su antecesor. Estaban arrancando y había una noticia positiva: el target comercial estaba mejorando por la llegada al canal de público femenino, ya que el público masculino ha estado asociado al Plus por el fútbol premium, el cine de estreno y las películas eróticas. Pero el tema arrancó por debajo de lo esperado y catorce meses después las cosas no van mucho mejor: #0 cerró marzo con un 2,3% dentro de los canales de pago, lo que supone una caída de tres décimas respecto a febrero. Y además esta aventura solo se colocaba en el puesto duodécimo del ranking de los canales de pago más vistos, por detrás de otros proyectos con menor presupuesto y a años luz de Bein Liga, que rozó el 7% gracias a sus ocho encuentros semanales de fútbol.

Para muestra de que las cosas no son para tirar cohetes, un botón: Late Motiv fue el único espacio del canal este pasado lunes que se coló entre los más vistos del pago. Pero Buenafuente, al que Javier Cárdenas le acusa de hacer “ceros técnicos” pese a su elevado presupuesto, lo hizo en el puesto diecinueve con tan solo 50.000 espectadores de media, cifras propias de la televisión local. Por supuesto que Andreu no se molesta porque gracias a #0 aplaza la jubilación a su show tras sus irregulares datos entre las cadenas clásicas, sortea sus problemas financieros y no deja de conseguir contratos (Loco mundo, Late Motiv y una serie que prepara Berto Romero para Movistar) mientras es consciente que sus años como productor en TV3 de Catalunya puede que terminen como ya lo hicieron en Atresmedia.

Buenafuente fue el fichaje más importante del canal y sus números no son para tirar cohetes

Pero no solo de Buenafuente vive el hombre y en #0 destacan los pobres números de Likes, excusados por la dirección porque compite contra el fútbol, no siendo conscientes que el productor del programa, Pablo Motos, ha logrado acaparar el número uno de la televisión compitiendo contra el mismo género. Jerez aun así sigue creyendo en el proyecto: “No nos queremos mover de nuestro objetivo, ser un canal diferencial, que ocupe un lugar único y que no se parezca al tipo de televisión que se hace en este país. Queremos ser distintos, ni mejores ni peores. Ese plan lo llevamos en el ADN del canal. Pero hemos aprendido muchas cosas, como que la comedia es un género adorado por el espectador. Hemos incorporado nuevos elementos de este estilo como ‘Cero en historia’. Este es uno de los desarrollos estratégicos fundamentales”.

En la parrilla de #0 chirrían series como CSI Miami, la emisión de cine clásico o multitud de repeticiones, pero el canal sigue creyendo en los experimentos y prepara El Puente, que supone el regreso de Paula Vázquez a nuestra televisión, y Radio Gaga, conducido por Quique Peinado y Manuel Burque. No deja de ser encomiable que Movistar apueste por la producción propia y por los contenidos alternativos, pero #0 está pagando la indefinición de muchos de sus formatos: no hay más que ver la torpe copia del Ilustres que se han sacado de la manga, Cero en historia, o Loco Mundo, gris aventura con los mismos integrantes que el delicioso La vida moderna de la SER. Pero no lo tienen fácil ya que intentan rellenar con cine, series y deportes cuando en su propia plataforma hay canales temáticos dedicados a estos géneros. Suerte.

Comentarios de Facebook