Uno de los principales dolores de cabeza de la MiFID II fue resuelto

Silla Brush para Bloomberg

La Unión Europea se prepara para eliminar uno de los principales dolores de cabeza que aquejan a los operadores bursátiles en todo el mundo, facilitando así su transición a la MiFID II al permitirles continuar operando en plataformas estadounidenses y suizas.

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, tiene la intención de decidir que la supervisión en los dos países es similar y equivalente a la del bloque, un descubrimiento clave que evitaría una potencial ruptura en los mercados, según los proyectos vistos por Bloomberg News.

Los hallazgos revelan que muchas acciones de primer nivel permanecerán en las Bolsas de los Estados Unidos, incluyendo aquellas que son operadas por el tecnológico Nasdaq o la Intercontinental Exchange y la SIX Swiss Exchange.

La regulación del MiFID II que muchos han pasado por alto

Unas cuantas preguntas (y respuestas) básicas sobre la MiFID II

La cuenta atrás para la adopción en enero de un nuevo conjunto de regulaciones para los mercados financieros en Europa ha empezado

La medida, presentada menos de dos meses antes de la entrada en vigencia de la normativa el próximo 3 de enero, sería el último paso de la UE para suavizar la transición a la Directiva revisada sobre Mercados de Instrumentos Financieros, uno de los mayores cambios a las regulaciones financieras en el bloque en los últimos años. La comisión ha dicho que la coordinación internacional es una de las prioridades del grupo antes de enero.

La comisión continúa trabajando en el tema de las equivalencias y tiene la intención de completar sus decisiones antes de que finalice el año, según un funcionario de la comisión, que se ha negado a brindar más detalles.

La falta de una decisión respecto a la equivalencia podría trastornar el alcance de las operaciones transfronterizas de las compañías o forzar a las empresas globales a reinventar los flujos de trabajo, reorganizarse internamente o establecerse en el extranjero para tareas tan simples como comprar una acción de una empresa europea en los Estados Unidos.

Norma para equivalencia

Muchas grandes compañías tienen acciones cotizadas en Bolsas de todo el mundo, pero las nuevas reglas MiFID establecen que si una acción se negocia en una plataforma regulada por la Unión Europea, las compañías de inversión en el bloque deben tener todas sus transacciones allí o en un lugar extranjero considerado equivalente.

La comisión también se prepara para otorgar la equivalencia a los sistemas alternativos de operaciones de los Estados Unidos

Por tanto, sin un dictamen de equivalencia, las operaciones podrían ser forzadas a salir de plataformas fuera de la UE, incluso si es allí donde ocurre la mayor parte de su actividad.

“Fue ilógico operar con acciones estadounidenses en un mercado donde no había la principal fuente de liquidez”, dijo Rebecca Healey, jefa de estructura y estrategia del mercado europeo en Liquidnet Holdings a través de una entrevista. “En última instancia, eso proporciona un trato pobre para los inversores finales. Una de las piedras angulares de la MiFID II es mejorar la ejecución y un trato más justo para los inversores finales”.

La europea MiFID II gana aliados a dos meses de entrar en vigencia

La europea MiFID II gana aliados a dos meses de entrar en vigencia

En los mercados financieros, pocos tienen una buena palabra que decir sobre el MiFID II, la revisión de la legislación de valores de la Unión Europea

La comisión también se prepara para otorgar la equivalencia a los sistemas alternativos de operaciones de los Estados Unidos, un término general que incluye fondos de inversión, donde se mueve una gran porción de las operaciones de acciones. El hallazgo cubriría más de 80% de los sistemas operacionales alternativos, incluidos los administrados por algunos de los bancos más grandes del mundo.

Los mercados paralelos y otras plataformas representan aproximadamente el 38,5% del volumen de acciones de los Estados Unidos en octubre, según datos compilados por Bloomberg. UBS Group, Credit Suisse y Deutsche Bank administran algunos de los sistemas más grandes en Norteamérica, según datos de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera.