factura de la luz

Millones de españoles se van a llevar una sorpresa con las próximas facturas de la luz. No será agradable, ya lo podemos avanzar. El pasado mes de mayo, y lo que va de junio, el precio de la electricidad está en valores extremadamente altos. Ha dado lo mismo la lluvia, la generación renovable y todo lo que venden los distintos gobiernos para decir que el recibo será más barato. El coste de la luz sube y nadie explica por qué.

El exministro de Energía, Álvaro Nadal, pasó una temporada tuiteando a diario los precios de la electricidad que marca el mercado spot español, que es el que compran las comercializadoras para hacerlo llegar a los hogares. Este precio ha estado en el mes de mayo por encima de los 60 €/MWh, momento en el que Nadal se olvidó de la contraseña de su Twitter. Estos picos no se recordaban ni en los pasados inviernos que fueron extremadamente tensos en los costes.

Cabe recordar que este precio supone casi la mitad del recibo de la luz doméstica, el resto viene con tasas, impuestos y peajes fijos. Por lo tanto, se trata de algo esencial en el consumo de los hogares. Entonces, ¿por qué nadie explica cómo se están dando estos precios tan altos? ¿Si el exministro decía que lloviendo sería más bajo el precio, qué pasa? ¿Cómo puede ser que con todo lo que ha llovido el precio no haga más que subir?

renovables

El paripé de las renovables tiene consecuencias: se disparan las emisiones

Cuando los países hablan de contaminación conceptualizan todo en base a objetivos. Éstos pueden ser más o menos ambiciosos. Ahí se queda todo. Esta...

Explicar cómo se configuran los precios de la luz y de dónde surge esa cifra es realmente complicado. Básicamente lo que se hace es generar un pool de energías, entre las renovables (sol, agua, eólica…), más el carbón, el gas, nuclear, ciclos combinados… De esta mezcla se va cogiendo las más baratas en su producción, que son las renovables. Y, poco a poco, se van añadiendo las más caras hasta cubrir la demanda. El último tipo de energía añadido al mix marca el coste. Aunque el sistema se argumenta sobre un modelo de casación de ofertas con respecto a lo que se consume que podría establecer la hidráulica como marcador de los precios.

Entonces, todo bajo control. Llueve mucho, hay agua en los embalses y de este modo se podrá referenciar un precio más bajo. Pero nada más lejos de la realidad, encima de haber pasado una primavera con el tiempo feo y gris, el recibo de la luz será un golpe para los bolsillos.

EL AGUA NO BAJA LA FACTURA DE LA LUZ

La situación, de nuevo, no es fácil de explicar. Las empresas propietarias de las grandes centrales hidráulicas ofertan el agua embalsada cuando más les interesa, y eso suele ser cuando se producen picos de demanda. Además, el mercado les permite vender esa energía al llamado coste de oportunidad.

Esto significa que por esa agua pueden pedir un precio más elevado de lo normal. Lo cual, implica, que pese a la casación daría lo mismo, porque el dinero que pueden pedir estaría al nivel del carbón o el gas, cuyos costes de producción son mucho más elevados. Por ello, las empresas no tienen incentivos para producir energía hidráulica a cualquier hora del día, sino justo cuando más se paga por ella, ya que pueden obtener mucha más rentabilidad.

Junto con esta situación, se ha dado una tormenta perfecta, y no precisamente para ayudar, y es que la eólica ha estado floja, no ha habido mucho sol; y la nuclear, que es otra de las energías baratas en su producción, ha tenido centrales paradas por situaciones técnicas y de recarga de combustible.

Holaluz

Las dos obsesiones de Holaluz: todos verdes y con autoconsumo

El tamaño no importa. Eso lo tienen muy claro en la comercializadora de energía Holaluz, que tras su éxito al adjudicarse un importante contrato...

En todo caso, la realidad última es que el precio sigue extrañamente disparado. Fuentes del sector consultadas no tienen claro por qué está sucediendo esto. O si lo tienen, no lo quieren explicar. Y éste es otro problema.

¿QUIÉN VIGILA LOS PRECIOS?

Es complejo entender la factura de la luz. También es difícil explicar cómo se produce la electricidad y cómo se pone el precio. Pero no menos extraño es controlar todo los demás. El encargado de vigilar la situación es la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Fuentes del regulador aseguran a MERCA2 que la vigilancia es continua. Y que, en estos momentos, están atentos a todo lo que pasa. En la Dirección de Energía de la CNMC se hace una supervisión continua (diaria) de los mercados. Añaden fuentes del regulador que siempre vigilan los precios y hacen un seguimiento de las condiciones que se dan.

energía renovable

La energía renovable, un caramelo para los inversores

Un valor seguro, con alta rentabilidad y proyección de futuro. La energía renovable será parte esencial (y principal) en el mix energético de todos...

Desde el regulador explican que hay varios factores, como se ha señalado antes, que están incidiendo en los precios de estos días, incluyendo que los costes del gas a corto plazo son un motivo añadido que encarece los precios. En todo caso, aseguran fuentes de la CNMC, como ha ocurrido otras veces, si detectan anomalías que van más allá de este tipo de circunstancias se iniciaría una investigación (información previa) y, si fuera necesario, se incoaría un expediente sancionador.

EL GOBIERNO, ¿DÓNDE ESTÁ?

Quizá sea pronto para pedir responsabilidades a la nueva ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. Sobre todo porque no debe caer en la prepotencia y verborrea  desmedida de su predecesor y estar a la defensiva con un tema delicado para las economías domésticas. Pero tarde o temprano deberá dar explicaciones.

Por temas competenciales, más no puede hacer. No obstante, quizá está muy en la línea del actual Gobierno y pone demasiado en valor los gestos de cara a la galería, como la defensa del autoconsumo o los retos renovables, y se olvida de lo que está pasando con las facturas que llegarán a los domicilios españoles los próximos días.

Debe transmitir un mensaje de confianza y, sobre todo, transparencia. Porque es demasiado difícil explicar que si antes un presidente decía que lloviendo bajaría el recibido de la luz… y eso no esté pasando.