Empresas de España: directivos

El 61% de los directivos españoles está dispuesto a seguir planeando una fusión o adquisición (M&A) para 2020 y un 88% prevé un mantenimiento o aumento de ingresos, a pesar de que los síntomas de desaceleración de la economía global están provocando una caída de la confianza en algunos indicadores empresariales. No obstante, solo un 42% cree que completará un mayor número de operaciones, un 73% augura más operaciones hostiles y un 88% mayor competencia por los activos.

Así se desprende del estudio ‘Capital Confidence Barometer’ de EY, que concluye que el 61% de los ejecutivos españoles encuestados espera perseguir activamente alguna fusión o adquisición en los próximos 12 meses, un porcentaje superior al 52% que arroja la encuesta realizada a nivel global.

Los sectores que concentrarán la mayor actividad son energía, salud, inmobiliario e infraestructuras, y es que el estudio subraya que el mercado de fusiones y adquisiciones “sigue ofreciendo oportunidades en España”, pese a acumular varios ejercicios de “excelentes resultados”, gracias a las importantes tasas de crecimiento de la economía.

En este sentido, la mayoría de los encuestados españoles (70%) afirma que la economía local está creciendo, si bien un 85% espera una desaceleración a medio plazo a nivel mundial (el 21% cree que se dará en los próximos 12 meses, el 58% la sitúa en 2021 y el 21% en 2022).

El socio director del área de Transacciones de EY, Juan López del Alcázar, afirma que la desaceleración económica mundial puede traducirse en “cierta ralentización” en el mercado de fusiones y adquisiciones (M&A) para 2020, pero espera que la actividad siga siendo elevada por la liquidez existente y porque todavía el crecimiento presenta “niveles interesantes”.

Como suele ser habitual en momentos de cambios de ciclo, Alcázar cree que se verán “discrepancias importantes” entre los precios que ofrecen los vendedores y los que están dispuestos a pagar los compradores en la nueva coyuntura.

MÁS OPERACIONES HOSTILES Y MÁS COMPETENCIA

El estudio de EY revela que el 42% de los directivos españoles encuestados cree que mejorará el mercado nacional de M&A en los próximos doce meses, frente al 84% de 2018 o el 61% de 2017; y el 46% que se mantendrá estable, cuando en 2018 este porcentaje se situaba en el 16% y en 2017, en el 36%.

La convergencia del sector, la entrada en nuevos mercados y la adquisición de tecnología, nuevas capacidades de producción o ‘startups’ innovadoras son los principales objetivos que tienen las organizaciones para perseguir operaciones de M&A.

Además, destaca que el 73% de los directivos españoles prevé un aumento de operaciones hostiles el próximo año. En este escenario, el 88% de los directivos reconoce que en 2020 habrá mayor competencia por los activos, de los cuales el 52% cree que procederá del capital privado y el 48%, de los compradores corporativos.

De hecho, el 70% de los encuestados españoles espera incrementar su cartera de fusiones y adquisiciones, aunque solo el 42% prevé que vaya a completar en 2020 un mayor número de operaciones.

Los principales desafíos que tienen actualmente las organizaciones para sus planes de crecimiento son el incremento de los costes de producción (17%), la presión de los márgenes (17%) y la entrada en nuevos mercados (16%).

DIFICULTADES A LA HORA DE CONTRATAR

En cuanto al capital humano, el estudio de EY también muestra que el 67% de los directivos reconoce tener dificultades para contratar o retener el talento, especialmente a aquellos que son especialistas en tecnología y a los que cuentan con habilidades técnicas importantes para el negocio core.

Respecto a las previsiones de negocio, el 88% de los consultados en España prevé que sus ingresos crezcan o se mantengan estables el próximo año.

No obstante, la incertidumbre geopolítica y de política local es el principal riesgo externo que tienen las empresas para el crecimiento de sus negocios, según señala el 20% de encuestados. Le siguen la regulación (17%), la disrupción tecnológica (16%) y el impacto de las disputas comerciales y arancelarias en la cadena de suministro (14%).