Seguimos con las dietas para quitarte este verano esos kilos de más. Hoy te traemos otra opción ideal para adelgazar sin privarte del azúcar o las grasas: la dieta hipocalórica. Ya de por sí la lógica nos dice que para que una dieta funcione debe de ser hipocalórica, es decir, baja en calorías, y que consumas menos de las que ingieres para lograr el famoso déficit.

Para marcarte tu objetivo bikini, nada como una dieta para adelgazar sin perder la cabeza porque la cuenta atrás para la playa ya comenzó… así que, para no volverte loca, empieza con esta dieta hipocalórica ideal para la pérdida de peso en general, combatir el sobrepeso y basada en la dieta mediterránea rica en verduras, hortalizas, frutas, carnes y pescados. Y además es muy fácil de seguir.

Las claves de la dieta hipocalórica

dieta hipocalórica

La dieta hipocalórica es aquella que se basa en consumir menos calorías de las que el cuerpo necesita. Suelen ser dietas de unas 800 a 1.100 kcal al día. Al aportar menos calorías al organismo el cuerpo comienza a utilizar las reservas de grasa que tiene acumuladas provocando así pérdida de peso y volumen.

Ante todo deberás respetar las cinco comidas diarias bien distribuidas en el día. De nada servirá si de las cinco comidas, alguna de ellas las tomas casi seguidas. Deberá de haber 2-3 horas entre cada toma. También comer despacio intentando que como mínimo dure unos 20 minutos la comida para que la orden de saciedad llegue al cerebro, masticar bien los alimentos.

Y por supuesto, no olvidarnos de que debemos movernos, subir escaleras, coger el transporte público y bajarnos alguna estación antes, pequeños trucos que siempre ayudan. Si además haces deporte, mejor que mejor. Estos son los grandes secretos de esta dieta.

Comentarios de Facebook