Sí, has leído bien. Sé que es difícil de creer pero hay una dieta con la que puedes perder hasta 8 kilos al mes comiendo helado a diario. No es una broma, así que veamos ese sueño hecho realidad: la dieta del helado para perder hasta dos kilos a la semana. ¿Cómo es posible que se adelgace con un productos que en casi todas la dietas se restringe o prohíbe? Pues vamos a darte las claves.

Y es que el helado es uno de esos alimentos que gustan a todo el mundo. No hay persona que diga que no le gusten, de uno de varios sabores. Pero es tan delicioso como nutritivo, con lo que unido a su refrescante sensación, se convierte en el alimento ideal del verano. Así que la utopía puede cumplirse: adelgazar en verano comiendo lo que más gusta en esta época.

Cómo mantenerte tras la dieta

dieta del helado

Has triunfado y has perdido esos kilos disfrutando de tus helados favoritos. ¿Y ahora qué? No quieres volver a ganar esos kilos. Pues toca un mantenimiento basado a una lenta y paulatina vuelta a tu alimentación cotidiana, siempre en cantidades y combinaciones idóneas. Bastará hacer algunas modificaciones para mantener el peso conseguido siguiendo un régimen de comidas de 1.500 a 1.700 calorías diarias. Pero, por si acaso:

  • Puedes mantener la dieta del helado parcialmente, es decir, uno o dos días por semana.
  • Puedes aumentar algo la cantidad de fruta, pan integral y aceite de oliva.
  • Lo que consumías durante la cena, lo pasas a la comida, para sustituirlo por el helado y volver a la rutina habitual. Puedes añadirle 50 g de pan o colines.
  • En su lugar, en la cena consumirás una ración de vegetales en vez de los hidratos de carbono de la dieta.