Sí, has leído bien. Sé que es difícil de creer pero hay una dieta con la que puedes perder hasta 8 kilos al mes comiendo helado a diario. No es una broma, así que veamos ese sueño hecho realidad: la dieta del helado para perder hasta dos kilos a la semana. ¿Cómo es posible que se adelgace con un productos que en casi todas la dietas se restringe o prohíbe? Pues vamos a darte las claves.

Y es que el helado es uno de esos alimentos que gustan a todo el mundo. No hay persona que diga que no le gusten, de uno de varios sabores. Pero es tan delicioso como nutritivo, con lo que unido a su refrescante sensación, se convierte en el alimento ideal del verano. Así que la utopía puede cumplirse: adelgazar en verano comiendo lo que más gusta en esta época.

Por qué puedes adelgazar con la dieta del helado

dieta del helado

Leche, nata, yema de huevo y azúcar. Son los componentes principales de los helados. A estos ingredientes se añaden frutas y aromas según los sabores que se quieran conseguir. Así, obtienes un alimento muy rico en calcio, vitaminas A y D, fósforo y hierro, una explosión de nutrientes.

Aproximadamente se puede determinar el valor nutricional del helado en un 4,5% de proteínas, un 12% de grasas y un 20% de azúcares. No obstante, las propiedades nutricionales de los helados varían ligeramente según el sabor del helado que se elija. Los helados de frutas poseen menos proteínas y grasas que los helados a base de crema, pero en cambio, una mayor cantidad de vitaminas y sales minerales.

En definitiva, los helados de calidad son compatibles con una dieta equilibrada. Tanto es así que una bola de helado de crema combinada con fruta fresca puede constituir una merienda o postre delicioso, saludable y rico en nutrientes. Si lo puedes hacer de manera casera, mucho mejor y ahorrarás un montón.

 

Comentarios de Facebook