gasolina-trucos

En España conviven dos realidades distintas. La de los políticos y grandes organizaciones; y la de los ciudadanos corrientes. Uno de los mejores ejemplos al respecto lo tenemos en el sector del automóvil. Así, los unos se empeñan en la llamada movilidad ‘verde’ y en regular en contra de los llamados vehículos contaminantes. Pero la realidad es que los modelos eléctricos más baratos a los que tienen acceso los españoles, cuestan prácticamente el doble de lo que la gran mayoría pueden permitirse.

Así, entre julio y septiembre los españoles han gastado de media casi 10.300 euros en la compra de un coche de ocasión, según Ocasionplus.com, un portal de venta de vehículos de segunda mano. En agosto esa cifra se situó en los 11.201 euros, en julio (9.104 euros) y en septiembre (10.538 euros) era inferior. Unas cantidades que contrastan drasticamente con los precios a los que se pueden adquirir los nuevos vehículos eléctricos. De hecho, los más económicos como el Seat Mii Electric (18.490 euros), el Skoda eCitigo (19.850 euros) o el Peugeot iOn (21.852 euros) cuestan casi el doble pese a que sus características (autonomía o potencia) son infinitamente inferior a otros coches convencionales.

Aquí podría pensarse que hay una trampa (de hecho, la hay), dado que solo incorpora vehículos de ocasión. Por eso, los precios medios son más bajos. Pero también es cierto que hay una realidad creciente en los últimos años: los españoles prefieren comprar vehículos de ocasión. En 2016, el número de vehículos totales fue de 3,09 millones de los que 1,9 millones (un 61,4%) eran de segunda mano. La cifra había crecido respecto a 2015 en un 12,3%. En 2019, pese a la mejoría económica la cifra seguía siendo prácticamente igual con 1,88 vehículos usados vendidos.

DIÉSEL Y DE SEGUNDA MANO SIGUE SIENDO EL MÁS BUSCADO

La derivada de lo anterior es que, obviamente, los coches con tecnología diésel (la más barata) son los preferidos por los españoles. “Antes del estado de alarma se observaba una tendencia al alza en la venta de modelos diésel sobre el total de operaciones, que se mantiene durante el periodo estival”, explican desde Ocasionplus.com. De hecho, la web señala que el 55,78% del total tenía este combustible, mientras que la gasolina registró el 42,5% de las ventas.

Por antigüedad, los coches más vendidos tenían entre dos y cinco años. Las cifras hablan por sí solas. Aunque todavía son más claras cuando se pone sobre la mesa el número de coches híbridos o eléctricos. Así, el informe ofrecido por dicha web recoge que “solo dos de cada 100 vehículos de ocasión vendidos en la temporada estival son híbridos eléctricos, mientras que los traspasos de coches de gas o eléctricos no alcanzaron el 1% del total del mercado de usados”.

Otro portal especializado en la venta de vehículos, Coches.net, estimaba que ese apetito por el diésel creció una vez se deterioró la situación económica en el país. Así, la web estimó que uno de cada dos españoles interesado en adquirir un coche de ocasión lo hace por uno con motor diésel. Y, aunque parezca mucho, en realidad el número de compradores fue mayor al que se interesó. En concreto, el porcentaje de interesados fue del 57% mientras que el de comprados subió al 61%.