reciclaje
Fuente: ANFABRA

El reciclaje tiene su día de reivindicación por su decisiva importancia para el medio ambiente. Este jueves, 17 de mayo, se celebra el Día Mundial del Reciclaje, una práctica que cada vez está más implantada en nuestro país. Este día nació con el objetivo de concienciar a la sociedad acerca de la importancia que tiene reciclar, para no contribuir al cambio climático, y proteger así al medio ambiente.

Año tras año, esta fecha ha ido ganando popularidad y la conciencia ecológica de la sociedad ha ido tomando fuerza; haciendo que cada vez sean más los países que se suman a celebrar este día y fomentarlo entre sus fronteras.

Asimismo, en nuestro país, según datos ofrecidos por la Asociación de Bebidas Refrescantes (ANFABRA), los envases de refrescos en España son actualmente un 22% más ligeros por litro envasado que en el año 2000, siendo todos ellos reciclables y/o reutilizables.

Mientras las latas, los envases de PET y las botellas de vidrio pueden reciclarse, éstas últimas pueden además volver a usarse. Así, el 78% de los envases de vidrio son reutilizables, mayoritariamente en el canal de hostelería.

Los fabricantes llevan años concentrando esfuerzos para garantizar y mejorar el diseño sostenible de latas, botellas y otros envases. Desde el año 2003, el sector ha puesto en marcha un total de 676 medidas de prevención, con las que se han ahorrado 29.235 toneladas de materia prima.

“El ecodiseño es una práctica que repercute muy positivamente en el medioambiente y que respeta la calidad y seguridad del producto”, afirma Josep Puxeu, director general de ANFABRA. “Nuestros asociados han asimilado la regla de las tres erres en el proceso de envasado: Reducir, Reutilizar y Reciclar. Reducir el peso de los envases, que éstos sean reutilizables y fáciles de reciclar”, asegura.

El aligeramiento de los envases es una de las prioridades de los fabricantes de bebidas refrescantes en nuestro país. Ya sea por reducción de peso – fundamentalmente por la mejora tecnológica de los materiales o de los procesos de envasado-, por cambios en el diseño o por eliminación de algún elemento del envase, fabricar en envases más ligeros se traduce en una reducción del consumo de agua y energía, de emisiones de gases de efecto invernadero y también de la cantidad de residuo a gestionar.

Asimismo, en este sentido, la patronal de refrescos se ha adherido al Pacto por la Economía Circular impulsado recientemente por los Ministerios de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y de Economía, Industria y Competitividad.