DIA

La cadena de supermercados está disparada en Bolsa. Desde que el pasado 9 de marzo cerrara en mínimos (0,058 euros) sus títulos se han disparado más de un 150% y ya roza los 1.000 millones de capitalización bursátil. DIA ha recibido el empujón que necesitaba tras reforzar su sistema de pedidos online y aliarse con Glovo en medio de la crisis del covid-19.

La compañía viene de dos años complicados. En 2018 perdió un 89% de su valor en Bolsa y sus acciones registraron mínimos históricos. Acabó expulsada del Ibex 35 por el Comité Asesor Técnico, y Ence entró en su lugar. También en ese ejercicio anunció un ‘profit warning’, suspendió el dividendo de 2019 y reorganizó su estructura organizativa.

No le fue mejor en 2019, cuando se dejó otro 24%. Al final del ejercicio, cerró su segunda ampliación de capital de 605 millones de euros y LetterOne, la sociedad controlada por el inversor ruso Mikhail Fridman, aumentó su participación en la compañía hasta el 74,82%. La firma explicó que este 2020 se centraría “exclusivamente en el desafío del cambio del negocio”.

VUELTA DE TUERCA EN DIA

Las cosas tampoco iban bien este año, entre enero y febrero perdió un 22% y los primeros días de marzo otro 26%. Sin embargo, la crisis del coronavirus ha dado una vuelta de tuerca a la situación y a su cotización, así la empresa vuelve a llamar a las puertas del selectivo español.

El sector de la alimentación y más en concreto el de la distribución es de los pocos que se ha visto beneficiado por esta crisis. El confinamiento, que se espera que continúe hasta por lo menos finales de abril, ha incrementado el consumo en este tipo de establecimientos.

Así, los inversores han descontado un previsible aumento en los beneficios de cara a la próxima presentación de resultados, señala Joaquín Robles, analista de XTB. Parte de esta revalorización también se puede explicar atendiendo al fuerte volumen registrado durante las últimas sesiones y a la baja capitalización bursátil.

NUEVAS MEDIDAS

El empujón en Bolsa de Dia se aceleró con el anuncio de la contratación de 1.000 personas, precisamente para hacer frente al notable incremento de los pedidos a domicilio. Y todo tras aliarse con Glovo, la plataforma de envío a domicilio.

El acuerdo abarca una red de 500 tiendas que la cadena de supermercados tiene repartidas por toda España. De esta manera, DIA amplía su campo de acción online a otras 54 poblaciones nuevas (2,5 millones de personas más) y para hacer frente a la mayor demanda que se espera en el mundo online, ha reforzado su plantilla.

El grupo ha ampliado su servicio de compra online convirtiendo ocho tiendas (cinco en Madrid y una en Sevilla, Cádiz y Málaga, respectivamente) en plataformas de preparación y envío de pedidos online. Tiendas que se suman a los centros ya existentes (uno en Madrid y dos en Barcelona).

“Esto también ha sido celebrado por los inversores, ya que le permite seguir incrementando sus ventas por otro canal” añade el analista. Y todo en medio del caos con las compras online, que convierte a la empresa en una de las más efectivas para los usuarios estos días.

SUS CUENTAS, CUENTAN

Pese a todo, la compañía sigue “muy castigada” cotizando en el entorno de los 0,14 euros. La situación financiera “no ha cambiado”, aunque durante estos meses pueda incrementar sus ingresos, comenta Robles.

Día ha afrontado dos ampliaciones de capital, ha revisado a la baja los resultados anteriores, y “sigue sin tener un plan de negocio claro para los próximos años”. El elevado nivel de deuda es otro de sus principales inconvenientes, por lo que a pesar de las recientes subidas hay que ser cautelosos con el valor.

La compañía siempre ha generado muchas dudas a los inversores, sobre todo por la gestión que viene realizando durante los últimos años. Ahora se ha encontrado con una situación extraordinaria, que le ha ayudado, como al resto de su competencia a incrementar sus ventas. A pesar de que, para los perfiles más especulativos, su baja capitalización bursátil le puede generar una mayor volatilidad, y por tanto mayores variaciones en el precio.

En este sentido, Sergio Ávila de IG añade que “es difícil” que tenga una recuperación sostenida en el tiempo mientras no solucione su situación financiera. Actualmente tiene un patrimonio neto negativo, que es más grave aún que tener un alto nivel de deuda, la cual por cierto tampoco está bien cubierta por el flujo de caja operativo, que es del 4,1%.

El desplome de los mercados, lleva a DIA a posicionarse como uno de los mejores valores del Mercado Continuo. Sin embargo, el de IG pide prudencia “es una valor sin patrimonio, que tiene una caída de los beneficios del 65% anual en los últimos 5 años y que no es rentable” concluye.

Comentarios de Facebook