Ana María Llopis, presidenta de DIA, junto a Ricardo Currás, consejero delegado de DIA.

DIA ha anunciado el nombramiento de su nuevo consejero delegado, Antonio Coto, en sustitución de Ricardo Currás. Se trata de una decisión que ha tomado el Consejo de Administración y que responde a un cambio de estrategia de la cadena española que busca mejorar sus resultados y su evolución en Bolsa tras un año marcado por los rumores de opa de Amazon o del magnate ruso Mikhail Fridman, que tiene el 25% de la española.

Con su llegada a DIA, Fridman dio entrada en el Consejo de Administración a Stephan DuCharme, máximo responsable del grupo de distribución ruso X5 Retail Group, y a Karl-Heinz Holland, exconsejero delegado de Lidl. Este hecho y la necesidad urgente de un cambio de estrategia han precipitado la salida de Currás, como ya ocurriera hace unos meses con la dimisión de la presidenta no ejecutiva, Ana María Llopis.

Lo cierto es que el último año de Currás ha sido el más duro de la compañía. DIA sufre en su estructura. Su modelo de negocio es tradicional, tiene demasiada superficie y la dura competencia está haciendo mella en la compañía. En 2017, perdió 0,3 puntos porcentuales hasta el 8,2% de cuota de mercado en España.

Además, la compañía logró un beneficio neto atribuido de 6 millones de euros durante el primer semestre, lo que supone una reducción del 88,8% respecto al mismo periodo del año anterior. El grupo registró unas ventas brutas bajo enseña de 4.600 millones de euros, un 9,2% menos respecto al mismo periodo de 2017 por el efecto divisa.

Lidl

Lidl lanza su tienda ‘online’ en España, pero no venderá alimentos

La cadena de supermercados Lidl se ha sumado a sus rivales y ha lanzado una tienda online que, de momento, estará en pruebas en...

Con Currás como consejero delegado desde 2010 DIA se estrenó en Bolsa a un precio de 3,5 euros por acción. Actualmente cotiza a 2,2 euros, por lo que la acción ha perdido valor. El desembarco de Friedman no tuvo tampoco un reflejo positivo en Bolsa. Desde que el ruso entró en el accionariado hace un año, la compañía ha registrado pérdidas de más de 2.100 millones de euros en capitalización.

NUEVA ESTRATEGIA EN OCTUBRE

En este sentido, las previsiones no eran muy halagüeñas. Por ello, el nuevo consejero delegado, será el responsable de liderar el Grupo DIA en esta nueva etapa. Coto es uno de los directivos de la compañía con más experiencia, concretamente lleva 30 años en la cadena, y ha liderado las operaciones del grupo en Argentina y Brasil desde su inicio.

“Antonio, además de su prolongada experiencia comercial en DIA, aúna una fuerte experiencia financiera e internacional, haciendo crecer el negocio en Argentina y Brasil, que siguen teniendo un alto potencial de crecimiento. Además, ha demostrado en su región un fuerte enfoque en el cliente y el éxito de esta gestión”, asegura la presidenta del Consejo de Administración, Ana María Llopis.

Así, la cadena de supermercados española busca la fórmula perfecta para salvar el negocio. La Plaza y DIA&GO, parecen ser los formatos llamados a resucitar a la enseña ante la presentación al mercado del nuevo plan estratégico en octubre. El grupo quiere “acometer los nuevos desafíos que presenta el mercado de la distribución y de adaptarse a las nuevas exigencias de los consumidores”.

LA LLEGADA DEL RUSO LO CAMBIA TODO

Hace un año, Mikhail Fridman se hacía con un 10% de DIA por un total de 323 millones de euros. Friedman se hizo en enero con un 15% de las acciones de DIA llegando a un acuerdo para la compra a plazo de 62,2 millones de acciones adicionales. Lo que se traduce en un 25% del capital. Si sobrepasa el 30% estaría obligado a lanzar una opa.

Amazon es el siguiente candidato. Tras la adquisición de WholeFoods en EEUU, el gigante del comercio electrónico busca la manera de entrar en el negocio de la alimentación en Europa. Además, tiene un acuerdo comercial con DIA a través del cual los clientes de Prime Now en Madrid, Barcelona y Valencia pueden comprar productos de alimentación de La Plaza. No obstante, algunos medios aseguran que los rusos han bloqueado las intenciones de compra del gigante del comercio electrónico.