DIA

El efecto Antonio Coto ha durado poco en la cotización de DIA. Dos semanas después de la destitución de Ricardo Currás y del nombramiento de Coto la cadena española registra mínimos históricos en Bolsa que amenazan con perder soportes y llegar a los 1,43 euros. Estas semanas, DIA vivirá un auténtico infierno a la espera de presentar su plan estratégico en octubre y en medio de los rumores de opa.

La jornada del pasado viernes, DIA cerró con 1,85 euros. Pero a media sesión, el valor de los títulos cayó a mínimos históricos al registrar 1,832 (-3,6%). Pero lo peor es que los expertos no vaticinan tiempos mejores. “La perspectiva vuelve a ser negativa, entramos en la octava jornada consecutiva de caídas y desde el viernes pasado se ha perdido la directriz alcista que acumulaba desde el dos de agosto”, explica el analista del bróker online IG, Sergio Ávila.

Con la llegada de Coto el pasado 24 de agosto, la cotización de la acción respiraba y subía hasta los 2,13 euros. Pero desde el 28 de agosto no ha dejado de caer. “En caso de perder los 1,847 euros a precios de cierre, podríamos ver al valor en el entorno de 1,42 euros, por lo que habría que tener mucha cautela en el valor”, apunta.

Telepizza

Los analistas dan alas al proyecto Telepizza tras la alianza con Pizza Hut

En mayo, Telepizza cerró un acuerdo con Pizza Hut con el que rompió el mercado de la pizza a nivel mundial. Desde entonces, los...

“El motivo de las caídas de DIA es que se está viendo afectada por la crisis que venimos teniendo las últimas sesiones de los mercados emergentes, particularmente Argentina que recientemente ha subido los tipos de interés, pero el peso argentino sigue viéndose penalizado, también está sufriendo el real brasileño y ambos países son sus principales mercados en Latinoamérica”, asegura.

Con Currás como consejero delegado desde 2010 DIA se estrenó en Bolsa a un precio de 3,5 euros por acción. Actualmente cotiza a 2,2 euros, por lo que la acción ha perdido valor. El desembarco de Friedman no tuvo tampoco un reflejo positivo en Bolsa. Desde que el ruso entró en el accionariado hace un año, la compañía ha registrado pérdidas de más de 2.100 millones de euros en capitalización.

DIA SE LA JUEGA TODO EN OCTUBRE

DIA sufre en su estructura. Su modelo de negocio es tradicional, tiene demasiada superficie y la dura competencia está haciendo mella en la compañía. En 2017, perdió 0,3 puntos porcentuales hasta el 8,2% de cuota de mercado en España.

Además, la compañía logró un beneficio neto atribuido de 6 millones de euros durante el primer semestre, lo que supone una reducción del 88,8% respecto al mismo periodo del año anterior. El grupo registró unas ventas brutas bajo enseña de 4.600 millones de euros, un 9,2% menos respecto al mismo periodo de 2017 por el efecto divisa.

En este sentido, las previsiones no eran muy halagüeñas. Por ello, la compañía se lo juega todo en octubre con la presentación del nuevo plan. El nuevo consejero delegado, será el responsable de liderar el Grupo DIA en esta nueva etapa.

Así, la cadena de supermercados española busca la fórmula perfecta para salvar el negocio. La Plaza y DIA&GO, parecen ser los formatos llamados a resucitar a la enseña. El grupo quiere “acometer los nuevos desafíos que presenta el mercado de la distribución y de adaptarse a las nuevas exigencias de los consumidores”.

Por otro lado, cada vez parece más claro que el magnate ruso lanzará una opa sobre la española. Su poder poco a poco comienza a hacerse palpable dentro de la española. Mikhail Fridman se hacía con un 10% de DIA por un total de 323 millones de euros. Friedman se hizo en enero con un 15% de las acciones de DIA llegando a un acuerdo para la compra a plazo de 62,2 millones de acciones adicionales. Lo que se traduce en un 25% del capital. Si sobrepasa el 30% estaría obligado a lanzar una opa.

Comentarios