deutsche bank

La gestora de Deutsche Bank ha aprovechado las horas bajas que vive la Bolsa española para invertir más de 260 millones de euros en los seis bancos que cotizan en el Ibex 35 a lo largo de este tercer trimestre.

En concreto, el gigante alemán ha gastado 264,14 millones de euros para comprar casi 80 millones de acciones (79,5 millones de títulos) de Bankia, Bankinter, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Santander desde el pasado 30 de junio, según los datos de Bloomberg. En este periodo (entre los cierres del viernes 28 de junio y del 15 de agosto), el principal selectivo español ha caído un 7,47%, ha perdido los 9.000 puntos y dibuja una fuerte tendencia bajista desde finales de julio.

Deutsche Bank
Fuente: elaboración propia con datos de Bloomberg.

Deutsche Bank, a través de su gestora, ha aprovechado la debacle que sufren los bancos cotizados españoles en Bolsa por la política de tipos del BCE y la falta de rentabilidad que les provoca. Las seis entidades presentes en el Ibex 35 acumulan pérdidas desde que comenzó el año. A largo plazo, tan solo Bankinter se ha revalorizado en el parqué madrileño (un 9,27%) desde agosto de 2009.

Argentina

BBVA y Santander se juegan 20.000 millones en la crisis argentina

La victoria del Frente de Todos, con Alberto Fernández como cabeza visible, en las elecciones primarias de Argentina el pasado domingo ha sacudido la...

LAS COMPRAS DE DEUTSCHE BANK

La mayor inversión de Deutsche Bank entre los bancos españoles en el tercer trimestre ha sido Santander. Tanto en número de acciones como en montante final. Desde el 30 de junio, el banco alemán ha comprado 36,5 millones de acciones. El precio medio durante este periodo ha quedado, según Bloomberg, por debajo de cuatro euros (3,93 euros). Por tanto, ha gastado casi 150 millones de euros.

La entidad presidida por Ana Botín cerró la sesión del 15 de agosto a un precio de 3,47 euros. En el tercer trimestre registra un retroceso del 14,95% y se acerca a los mínimos marcados en febrero y junio de 2016.

La gestora de la entidad alemana ha comprado 36,5 millones de acciones de Santander desde el 30 de junio

BBVA se ha situado como el segundo banco en el que más dinero ha gastado Deutsche Bank desde el 30 de junio. En concreto, ha desembolsado 75,9 millones de euros para hacerse con 16,1 millones de acciones de la entidad presidida por Carlos Torres. El precio medio de las compras ha sido de 4,71 euros, según los datos extraídos de Bloomberg.

CaixaBank es el tercer banco español por capitalización bursátil. Sin embargo, la gestora de la firma alemana ha preferido comprar más acciones de Sabadell que del banco presidido por Jordi Gual. De hecho, casi supera a BBVA. Deutsche Bank ha adquirido 14,27 millones de títulos de Sabadell a un precio medios de 0,85 euros. El bajo precio ha provocado que el gasto ha quedado en 12,13 millones de euros, diez menos que la inversión en CaixaBank (22,85 millones de euros).

Aunque también ha aumentado posiciones en Bankia y Bankinter, el apetito bursátil de Deutsche Bank en estas dos entidades ha sido bastante inferior. Tan solo ha adquirido 1,89 millones de acciones del banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri y 981.656 títulos del dirigido por María Dolores Dancausa. La inversión total en ambos no supera, por ahora, los diez millones de euros.

Como saben, hay dos bancos españoles más que cotizan en el parqué madrileño. Unicaja y Liberbank capean como pueden el temporal al igual que los otros seis, pero en el segundo plano del Mercado Continuo. En su caso, Deutsche Bank ha tenido poca actividad a lo largo del tercer trimestre. Ha vendido 1.357 acciones de la entidad malagueña y se ha mantenido sin cambios en la de origen asturiano.

Cabe recordar que tras el fallido intento de fusión entre Liberbank y Unicaja, Deustche Bank entró con fuerza en la entidad andaluza. Las conversaciones finalizaron el 14 de mayo. No obstante, el banco alemán incrementó su participación en un 142% a principios de junio con respecto a los 4,4 millones de títulos que tenía al cierre del primer trimestre de 2019. Los analistas vieron este movimiento como una toma de posiciones ante un futuro movimiento corporativo una vez calmadas las aguas.