Deutsche Bank
Foto: Bloomberg.

A medida que Deutsche Bank se acerca a su 150 aniversario, el mayor prestamista de Alemania se enfrenta a una verdad incómoda: ya no es insustituible para la élite económica del país.

De acuerdo con las conversaciones con numerosos ejecutivos, muchos de los gigantes corporativos y las empresas especializadas en ingeniería, la lealtad de las corporaciones alemanes a Deutsche Bank se ha debilitado tras años de crisis derivadas de los esfuerzos por emular a los bancos de inversión de Wall Street.

Después de trabajar con Deutsche Bank durante más de medio siglo, “siento un verdadero arrepentimiento por el declive de esta institución que alguna vez fue tan orgullosa y de confianza”, dijo Reinhold Wuerth, multimillonario de 83 años y patriarca del fabricante de materiales de construcción Wuerth Group. Pero esos problemas “apenas influyen en nuestro negocio, ya que hay todo tipo de servicios bancarios disponibles en la Unión Europea”, dijo Wuerth, veterano estadista del famoso Mittelstand del país, pequeñas y medianas empresas que constituyen la columna vertebral de la economía.

Esa indiferencia representa un riesgo para el plan del director ejecutivo, Christian Sewing, de devolver al prestamista a sus raíces de apoyar al ejército de exportadores del país, incluso si los líderes empresariales alemanes anhelan un banco nacional fuerte con alcance internacional. La importancia decreciente del banco también juega en manos de quienes favorecen la creación de una entidad nacional más fuerte a través de una fusión con Commerzbank AG, una combinación que está ganando el respaldo en algunos entornos políticos.

Los comentarios de Wuerth están en línea con los de otros líderes empresariales, quienes solicitaron a Bloomberg no ser identificados para evitar comprometer sus relaciones comerciales. Muchos apuntaron a la solidez prestataria del banco, que proporciona servicios de pago y financiamiento de exportaciones, es una razón clave por la que quieren que Deutsche Bank se mantenga fuerte. Pero la mayoría estuvo de acuerdo en que podrían encontrar otras instituciones financieras para llenar ese hueco, si fuera necesario.

Las compañías alemanas del Mittelstand hoy tienen una amplia gama de opciones de financiamiento, y más prestamistas extranjeros están ingresando al mercado. BNP Paribas SA, ING Group NV y Goldman Sachs Group Inc. anunciaron recientemente sus intenciones de profundizar sus lazos con los “campeones ocultos” del país. Mientras tanto, la participación del Deutsche Bank en el mercado crediticio alemán ha caído. En concreto, al quinto lugar este año por el primero que ocupó en 2015.

“La competencia para los clientes de Mittelstand se ha vuelto más dura en Alemania”, dijo en una entrevista Stefan Bender, director de clientes comerciales de Deutsche Bank en Alemania. “Es por eso que estamos invirtiendo” para brindar un mejor servicio a estas empresas en el país y en el extranjero. El banco está reforzando su cobertura de Mittelstand, que está libre de recortes en la plantilla, siempre y cuando Bender y su equipo puedan alcanzar los objetivos de ingresos. El negocio en el segmento ha crecido este año después de que Deutsche Bank ganara 4.500 nuevos clientes, un punto brillante para una compañía que reportó sus ingresos más débiles en el tercer trimestre desde 2010.

DEUTSCHE BANK, VUELTA A LOS ORÍGENES

Para los clientes comerciales, el nuevo enfoque ha sido notable, ya que el personal de Deutsche Bank realiza llamadas frecuentes y extiende invitaciones a eventos para atraer a compañías que una vez fueron abiertamente despreciadas por ser demasiado pequeñas, según un ejecutivo.

Anteriormente perdimos nuestro enfoque en el Mittelstand, pero ha regresado“, dijo Bender. “Nuestros clientes saben que podemos hacer negocios con Mittelstand; ahora tenemos que demostrar que lo queremos también”, ahondó.

Pero los objetivos de un trato mejor puede que no sean suficientes. A un cliente del Mittelstand le preocupa que los últimos recortes de Deutsche Bank a sus productos y su cobertura geográfica puedan reducir aún más la relevancia del prestamista tras un doloroso retroceso de América Latina. Sewing ha prometido en repetidas ocasiones mantener la presencia del banco en EEUU y Asia.

Hace una década, Deutsche Bank era uno de los bancos de inversión más importantes del mundo después de un gran paso de prestamista regional a jugador global. Pero eso comenzó a desmoronarse a medida que las consecuencias de la crisis financiera pusieron de manifiesto dudosos tratos. Forzado a salir de actividades que una regulación más rígida hizo menos rentables, los activos totales del banco cayeron de un máximo de 2,28 billones de euros ($ 2,58 billones) en 2011 a 1,38 billones al final del último trimestre.

Una serie de directores ejecutivos han intentado reformas parciales para aumentar sus ingresos cada vez más reducidos, eliminando una buena parte de las ambiciones globales de la empresa y reduciéndose a Alemania. Pero muchas empresas en su país de origen florecieron sin la ayuda del Deutsche Bank, y la entidad ya no tiene la red de participaciones cruzadas que una vez garantizó su papel central en la economía alemana.

A pesar de sus problemas actuales, Wuerth, que se hizo cargo de la empresa familiar a la edad de 19 años y la convirtió en una empresa global con 76,000 empleados, cree que la “gestión inteligente” puede devolver la salud a Deutsche Bank, incluso si el proceso es “doloroso”.

Steven Arons and Chris Reiter para Bloomberg.

Comentarios