negligencia médica

Existen varios casos de personas que sufren una negligencia médica a lo largo de su vida. No suele ser lo común, pero en el caso de que hayas sido víctima de una de ellas, debes saber que no estás solo y que tienes todo el derecho del mundo a denunciar a los responsables.

Como en todo proceso legal, una vez que te hayas decidido a denunciar, se abrirá ante tus ojos un largo camino, con obstáculos a veces difíciles de sortear. Sin embargo, debes denunciar para que el o los responsables puedan asumir las consecuencias de sus actos.

Si no sabes cómo hacerlo, te damos una pequeña guía con los pasos que debes seguir para poder hacerlo de forma eficaz.

Cómo denunciar una negligencia médica

Si has sufrido una negligencia por parte de un médico, debes tener en cuenta los pasos que debes dar para cuando llegue el momento de poner una denuncia, si te has decidido a hacerlo.

Siempre es aconsejable contar con la ayuda de un abogado que nos pueda asesorar en todo momento del proceso a la hora de denunciar la negligencia médica.

Conseguir pruebas

Una vez que hayamos acudido al letrado que nos asesorará durante el proceso, el primer paso que debemos dar es obtener las pruebas para demostrar que ha existido dicha negligencia por parte del médico.

No hacerlo a tiempo puede suponer que aparezcan dificultades de acceso a las mismas. De esta forma, el procedimiento se nos complicaría.

Llegar a un acuerdo

Una vez que hayamos podido conseguir las pruebas pertinentes, el siguiente paso podría ser intentar llegar a un acuerdo con el médico con el que se haya producido la incidencia, si nosotros también estamos de acuerdo en hacerlo.

Esto es útil si queremos evitarnos el largo proceso que suele ser meternos en un tema judicial. Además, los costes también son importantes, pues los médicos cuentan, en su mayoría, con un seguro de responsabilidad civil.

Qué ocurre si no existe un acuerdo

De no poder llegar a un acuerdo entre ambas partes, se pasaría a los tribunales.

En la sanidad pública, para hacerlo, debes dirigir la reclamación contra la Administración. Es decir, el proceso se realizará por vía administrativa. Más tarde, pasaríamos al juzgado contencioso-administrativo. En el caso de la sanidad privada, se tratará de un procedimiento civil.

Si se desestima la demanda

Si nuestra demanda es desestimada por considerarse que no ha existido dicha negligencia médica, en el caso de la administración pública será el juez el que decida si el que ha demandado debe o no pagar el coste del proceso.

En el caso de la vía civil, el demandante es condenado de forma automática a asumir estos costes.

Reclama siempre que lo veas conveniente

Aunque te arriesgues a perder, siempre que consideremos que hemos sido víctimas de una negligencia es bueno reclamarlo.

Aunque los médicos siempre hacen firmar a los pacientes el consentimiento informado antes de cualquier intervención, no significa que esto impida reclamar si se ha sufrido cualquier daño.

De hecho, todo el personal está en la obligación de informar y acreditar lo que haya hecho en cualquier momento. Si es el paciente quien no acepta el tratamiento oportuno y recomendado en su caso, el profesional de la salud siempre debe hacer que firme una negativa como que ha rechazado dicho tratamiento.

El consentimiento informado es primordial en la salud española. De hecho, el Tribunal Supremo, si se da una falta de dicho consentimiento, considerará los hechos que se pudieran derivar como consecuencia de un funcionamiento anómalo del servicio sanitario.

Inteligencia Artificial

El futuro es hoy. Así se usa la Inteligencia Artificial en sanidad en España

La Inteligencia Artificial está irrumpiendo con fuerza en multitud de sectores. La IA puede dejar sin trabajo a muchas personas. De hecho,...

Poner una denuncia si sentimos que hemos sido víctimas de una negligencia médica es lo que debemos hacer en cualquier caso. No importa lo que hayamos firmado. Eso sí, ten en cuenta que si se desestima dicho procedimiento conllevará una serie de gastos que debe asumir el demandante en la mayoría de los casos.