El fondo americano Cerberus vuelve con fuerza a España. Así, el gigante estadounidense ha adelantado a Advent International (Vitaldent) en las negociaciones para adquirir una participación mayoritaria en Dentix, según ha podido saber MERCA2 de fuentes conocedoras. Con ello, el gigante pretende acceder al atractivo mercado dental español, por la puerta grande, como ya intentase hace años. Una batalla que, sin embargo, se dirimirá en función del administrador concursal, matizan desde el sector ante el favoritismo de los americanos.

La intención de Cerberus de entrar en el negocio dental español no es nueva. De hecho, la firma de inversión ya intentó adquirir la cadena de clínicas iDental al fondo de inversión Weston Hill, en 2018. El gigante llegó a poner encima de la mesa una oferta de 75 millones de euros, mientras que el grupo dirigido en esos momentos por Luis Sans había pagado 25 millones. Finalmente, las negociaciones se rompieron cuando al parecer se encontraron irregularidades contables en la empresa dental. “El problema de iDental es que estaba preparado como una estafa”, concluyen desde el sector.

Pero ahora podría ser diferente. Una de las razones es la buena relación entre Cerberus y BBVA, que es el principal acreedor de Dentix. En concreto, la firma de inversión adquirió en 2018 hasta 4.000 millones de euros de activos inmobiliarios tóxicos que mantenía el banco en su balance. La operación ha sido una de las mayores ventas de este tipo de activos ejecutadas nunca por el banco y supuso el comienzo de una relación estrecha que hoy todavía continua.

DENTIX, UN ACTIVO TODAVÍA MUY RENTABLE

Pese a la mala fama que se ha ganado, después de quiebras sonadas, el sector dental español sigue siendo un foco de atracción para los grandes inversores. Cerberus es un nombre más de una larga lista de fondos que han visto en el sector dental español una mina de oro. Tanto es así, que otro de los grandes del capital riesgo, KKR, era socio de la cadena de clínicas hasta el pasado mes de febrero. Advent es otro, ya que no solo puja por Dentix, sino que en su día adquirió Vitaldent. Y, hasta hace poco, Sherpa Capital también estaba interesado.

El negocio de las clínicas dentales ofrece una triple vía de rentabilidad para un grupo suficientemente grande. En primer lugar, el margen típico de operar los locales, esto es el negocio puro de cualquier dentista que en el caso de ser grande (y aprovechar la escala) puede ser mayor. En segundo lugar, está el negocio bancario o de financiación que en este caso corresponde a las financieras que cobran un interés, normalmente alto, por los tratamientos. En el caso de Dentix, cuyo target es clase baja, se ha llegado a trabajar a niveles de que hasta el 80% de todos los tratamientos se financiaban con créditos al consumo.

Por último, un negocio que han empezado a promover es el de las aseguradoras. Las quiebras en los últimos años han generado un miedo en los pacientes y han proliferado los seguros sobre los tratamientos. “En definitiva, que un negocio dental bien llevado como Dentix podría dejar una rentabilidad acumulada cercana al 30%. Eso es una barbaridad y por la que muchos grandes inversores se están pagando”, explica un alto ejecutivo con años de experiencia en el sector. Por ello, no sorprende la puja de Cerberus o las ofertas de Advent.

ADVENT EN BUSCA DE MONOPOLIZAR EL MERCADO

Lo anterior es todavía más rentable si cabe, cuando tiene un volumen enorme de clientes y apenas hay que preocuparse de las deudas, gracias al concurso de acreedores. El mejor ejemplo de ello está en Vitaldent. La cadena de clínicas también pasó por un momento delicado similar al actual de Dentix, aunque sin dejar de atender clientes, pero más tarde se convirtió en un auténtico pelotazo para su primer comprador, JB Capital.

De hecho, la firma transfirió el control de Vitaldent a Advent en una operación valorada en 350 millones de euros. Unos meses antes, la misma JB Capital había adquirió a la firma, que sobre la que planeaba el concurso de acreedores, por 18,5 millones. En estos momentos, la compañía dental a los mandos de Javier Botín se ha convertido en un activo muy rentable que opera cerca de 400 clínicas y por la que ha pasado, antes y ahora, unos siete millones de pacientes.

A esa cifra, se le podrían unir la del mastodóntico Dentix. La cadena fundada por Lorenzo Muriel contaba al inicio del año con unas 350 clínicas y un negocio estable (y muy importante) en México. En definitiva, que aún con el cierre de algunas de ellas por su baja rentabilidad, el grupo podría contar con hasta 700 locales. Una verdadera máquina de ganar dinero. Por ello, el enfrentamiento entre Cerberus y Advent, aunque “quizás la verdadera puja en la sombra sea entre Banco Santander y BBVA”, añaden con picaresca las fuentes consultadas por MERCA2.