La demanda de energía eléctrica en España cayó un 8,5% en junio, frente al mismo periodo del año pasado, hasta los 19.442 gigavatios hora (GWh), en un mes en el que durante 21 días el país estuvo aún bajo el estado de alarma por la pandemia del Covid-19, aunque ya en plena fase de desescalada, y, por consiguiente, con un ligero incremento de la actividad económica, según datos de Red Eléctrica de España (REE).

Si se tienen en cuenta los efectos del calendario y las temperaturas, esta cifra es un 8,7% inferior con respecto al mismo del año pasado. Este descenso de junio, menos acusado que el de abril y mayo pasados respecto a los mismos meses de 2019, muestra así una ligera recuperación en términos de consumo energético.

Durante el periodo del estado de alarma (del 15 de marzo al 21 de junio), la demanda fue un 13,3% inferior en el sistema eléctrico español respecto al mismo periodo de 2019.

En el primer semestre del año, la demanda se situó en unos 120.340 GWh, un 8% menos que en el mismo periodo de 2019. En este caso, una vez corregida la influencia del calendario y las temperaturas, la demanda fue también un 8% inferior a la registrada en el mismo periodo del año anterior.

MÁS DE UN 46% DE LA GENERACIÓN HASTA JUNIO FUE RENOVABLE

En junio, y según datos estimados a día de hoy, la generación procedente de fuentes de energía renovable representó el 43,9% de la producción. Asimismo, durante el primer semestre del año la generación renovable alcanzó el 46,1 % del balance eléctrico nacional.

En el mes de junio, el 63,5% de la producción eléctrica procedió de tecnologías que no emiten CO2 equivalente. La producción de origen eólico en junio se situó en 3.366 GWh, lo que supone un 2,4% más que la del mismo periodo del año pasado, y supuso el 17,3% de la producción nacional.

LA SOLAR FOTOVOLTAICA, EN RÉCORD

Por su parte, la solar fotovoltaica registró en el mes un nuevo máximo de generación mensual al producir 1.792 GWh, lo que supone un aumento del 92% respecto a junio del 2019. Su aportación a la estructura de generación, un 9,2% sobre el total, supone también un récord de participación.

En lo que respecta a la demanda de energía eléctrica peninsular, descendió un 7,7% en junio, frente al mismo mes del año anterior, hasta los 18.437 GWh. Si se tienen en cuenta los efectos del calendario y las temperaturas, la demanda fue un 7,9% menor a la de junio del 2019.

En los seis primeros meses del año, la demanda de energía eléctrica en la Península se estima en 113.989 GWh, un 7,7% menos que en el mismo periodo de 2019. En este caso, una vez corregida la influencia del calendario y las temperaturas, la demanda también fue 7,7% inferior a la registrada en el mismo periodo del año anterior.

Durante este mes y según datos estimados a día de hoy, el 45,2% de la generación peninsular fue de origen renovable y el 65,7% procedió de tecnologías que no emiten CO2 equivalente. Por su parte, la eólica registró 3.259 GWh, un 1,4% superior a la de junio del año pasado, y aportó el 17,6% al ‘mix’.

EN CANARIAS Y BALEARES, DESPLOMES DEL 33% Y 14%

En Baleares, la demanda de energía eléctrica en junio se estima 360.001 MWh, un 33,3% inferior a la registrada en el mismo mes del año anterior. Si se tienen en cuenta los efectos del calendario y las temperaturas, cayó un 32,7% con respecto a junio de 2019.

En el primer semestre del ejercicio, la demanda de energía eléctrica balear se estimaba en 2.272.035 megavatios hora (MWh), un 18,7% menos que en el 2019.

El ciclo combinado, con un 72,3% del total, fue la primera fuente de generación eléctrica de Baleares, donde las energías renovables generadas en el archipiélago y que no emiten CO2 equivalente representaron un 10,2%. Por sexto mes consecutivo, el carbón no produjo ningún MWh en el sistema eléctrico balear.

Por su parte, en el archipiélago canario la demanda de electricidad se estima en 611.688 MWh, un 14,4% inferior a la registrada en junio del 2019. Si se tienen en cuenta los efectos del calendario y las temperaturas, la cifra disminuyó un 14,9% con respecto al mismo mes del año anterior.

En lo que va de 2020, la demanda en Canarias se sitúa en 3.884.860 MWh y desciende un 9,9% respecto al mismo periodo del año anterior. En el mes de junio y según datos estimados, el ciclo combinado fue la tecnología líder en el ‘mix’ de generación canario, con una aportación del 43,6%. Las renovables y tecnologías sin emisiones representaron el 21,3% de la generación canaria.

Comentarios de Facebook