exito negocio

Además de los efectos sobre la salud pública y los cambios a nivel social, la Covid-19 ha traído consigo una grave crisis económica de la que muchos autónomos y emprendedores no ven la salida. Esto ha llevado a muchos a adoptar en su negocio el conocido como modo supervivencia para capear el temporal. Sin embargo, los expertos defienden que es mejor no quedarse en este modo durante mucho tiempo y empezar a tomar medidas para salir a flote.

Efectivamente, el modo supervivencia debe ser algo temporal, pero a la vez es fundamental para poder hacer frente a situaciones extraordinarias como la que estamos viviendo. Es necesario que los autónomos empiecen ya a tomar decisiones importantes para reajustar su negocio y garantizar así la supervivencia del mismo de cara al futuro.

Para el autónomo y el emprendedor la flexibilidad es una habilidad básica. Aquel que no es capaz de adaptarse rápidamente a los cambios que hay en el entorno tiene muchas posibilidades de acabar fracasando. Por eso, ahora más que nunca es necesario pasar al modo adaptación.

sacar negocio de la crisis

¿Qué es el modo supervivencia en un negocio?

Cuando estamos ante la Visualización de un Estímulo Amenazante (VEA) recibimos una serie de estímulos que nos van a impulsar a tomar decisiones. Pero no siempre que hay un VEA todos los estímulos que percibimos son reales.

Piensa en el momento actual. Es cierto que la situación a nivel económico es mucho más complicada que a principios de año, pero medidas como la prórroga de los ERTEs y del cese extraordinario de actividad están manteniendo el nivel de ingresos de muchas personas.

Es decir, que aunque hablamos de crisis porque el consumo se ha reducido, el desplome no es tan grande como solemos creer. Sin embargo, pensar que la situación es peor de lo que realmente es nos pone directamente en modo supervivencia, aunque nuestro negocio no sea uno de los más afectados. Y esta situación no es nada nuevo, ya lo vimos en la crisis de 2008, cuando muchas empresas hicieron importantes ajustes de plantilla antes incluso de tener pérdidas.

Reacciones en el modo supervivencia

Lo malo del modo supervivencia es que cuando detectamos el VEA solo nos permite tomar tres decisiones. La primera de ellas es pasar al ataque, la segunda es el bloqueo y la tercera es la huida.

En el ataque lo que hacemos es prepararnos para lucha. Esto, aplicado a nuestro negocio significa que vamos pensando en tomar decisiones drásticas, sin pararnos a pensar realmente si estas son necesarias. Y una mala toma de decisiones en un momento de crisis puede llevarnos directos al fracaso.

Otra opción es el bloqueo, que implica que no hacemos absolutamente nada. Nos mantenemos estáticos ante la situación, paralizados por el miedo. El resultado de esto también es negativo, porque quizá estemos perdiendo oportunidades que hayan podido surgir en el mercado.

Por último tenemos la huida, que implica directamente escapar del problema. Esta reacción la hemos visto de forma frecuente en los últimos meses en diferentes formas, una de las más habituales ha sido la jubilación anticipada de muchos autónomos que han preferido no volver a retomar su actividad tras el estado de alarma.

Lo verdaderamente importante es que ninguna de las reacciones asociadas al modo supervivencia nos permiten analizar racionalmente la situación y buscar soluciones efectivas. La capacidad de razonar y pensar se ve afectada y esto es muy negativo para el negocio.

reflotar negocio

Pasa al modo adaptación para salvar tu negocio

Lo que nos dicen los expertos es que el modo supervivencia debe ser muy transitorio. Es algo así como un pequeño momento de pánico, una vez pasado el mismo podemos ver las cosas con más frialdad y tomar decisiones inteligentes. Esto supone pasar hacia el modo adaptación.

A través de él vamos a analizar nuestro entorno y nuestro negocio y ver qué podemos hacer para intentar que este último siga siendo rentable incluso en los tiempos más difíciles. Para ello debemos potenciar nuestra capacidad de atención, la creatividad y nuestra capacidad de exploración o curiosidad.

La capacidad de atención se ve muy mermada en el modo supervivencia, pero se potencia mucho en el modo adaptación. Nos permite ver cómo es la situación realmente y hacernos una idea objetiva de nuestro entorno y del estado de nuestro negocio. Así podemos detectar amenazas, pero también oportunidades.

Si prestamos más atención la consecuencia directa es que somos más creativos. Esto supone buscar nuevas soluciones para nuevos problemas. Dado que una situación como la actual no la habíamos vivido nunca, nadie tiene la fórmula mágica para acabar con la crisis. Eres tú quien debe mirar por su negocio y pensar qué podría ser lo mejor para él.

Por último tenemos la capacidad de exploración. Ante una situación complicada en nuestro negocio no podemos quedarnos parados esperando a que el problema se solucione por sí solo, es momento de dejar atrás nuestra zona de confort y poner en marcha planes de acción.

emprender

Modo supervivencia vs. modo adaptativo

Todo esto que hemos visto no quiere decir necesariamente que el modo supervivencia sea siempre una mala idea. A veces, conviene ser precavido y esperar o tomar decisiones drásticas de forma rápida.

Retomando el ejemplo de los autónomos que han decidido jubilarse anticipadamente debido a la crisis del Covid-19, seguramente en la mayoría de los casos ha sido una buena idea, porque a muchos de estos profesionales les compensa más perder un poco de su pensión por jubilarse antes que tener que invertir en medidas para prevenir el contagio (mamparas, geles, mascarillas, etc.) y tener que seguir pagando los gastos de un negocio que, quizá, ya no sea tan rentable como antes.

Lo que ocurre es que en el modo supervivencia estamos mucho más limitados, ya que solo tenemos tres respuestas posibles: huir, quedarnos bloqueados o atacar. Por el contrario, en el modo adaptativo las diferentes reacciones nos dan acceso a un número infinito de soluciones.

Dos tácticas diferentes que nos pueden ayudar a salvar nuestro negocio en momentos de crisis. De ahí que lo realmente importante sea valorar muy bien lo que está pasando y cuál es nuestra situación, para poder decidir cuál es el mejor modo de lucha en nuestro caso concreto.