DCN Distrito Castellana Norte
Imagen: Madrid Nuevo Norte.

La constructora San José, propietaria del 25% del Distrito Castellana Norte (DCN), se mantiene al margen de los posibles inversores interesados en la participación de BBVA, el otro socio del proyecto urbanístico de la capital de España.

Más de una docena de grandes inversores institucionales, entre ellos fondos soberanos, hedge funds y fondos de real estate, ha expresado a BBVA su interés en participar en Madrid Nuevo Norte, la conocida como ‘Operación Chamartín’. El capital social de su promotora, DCN, está repartido entre BBVA (75%) y San José (25%). Ante esta situación, fuentes de la constructora han expresado que “no nos corresponde valorar sus estrategias de negocio” (las de BBVA), ya que es un accionista mayoritario de este proyecto.

Para San José, “Distrito Castellana Norte es un gran proyecto para el desarrollo de Madrid; no sólo urbanísticamente, sino también en creación de empleo actual y futuro”. Esta actuación, añade, “atraerá inversores, negocios y se generarán sinergias que enriquecerán la ciudad”.

Madrid

La obra nueva en Madrid no cubre la demanda real

El segmento residencial de Madrid aportará unas 13.800 viviendas nuevas al stock en los próximos dos o tres años, un 20% más que hace...

BBVA ABIERTA A COMPARTIR DCN CON SAN JOSÉ Y OTROS INVERSORES

El banco presidido por Carlos Torres ha admitido esta semana que está abierto a recibir muestras de interés y estudiar la eventual incorporación de un inversor a DCN. Eso sí, siempre que aporte valor al proyecto. Aunque también ha confirmado que no tiene prisa por hacerlo.

Por el momento, su intención en el corto plazo es proseguir con las autorizaciones y las ampliaciones de capital que están previstas en el calendario de un proyecto que tiene un largo periodo de maduración, según las mismas fuentes consultadas por Europa press.

No obstante, tanto la entidad como los fondos interesados en participar en el proyecto son conscientes de que Madrid Nuevo Norte no está en el ‘core business’ del banco y que, por lo tanto, no prevé estar ligado al mismo durante los 25 años que puede durar una operación urbanística de tal envergadura.

La última semana de septiembre salió a la luz el fracaso de las negociaciones que había abierto BBVA con Merlin Properties para entrar en el proyecto. El banco informó que habían cancelado las “conversaciones preliminares” con Merlin, interesada en el proyecto Distrito Castellana Norte, conocido como ‘Operación Chamartín’.

La entidad señaló que, entre los “diversos acercamientos” que se habían producido por parte de terceros interesados en la ‘Operación Chamartín’, la sociedad Merlin Properties Socimi “ha mostrado su interés en el proyecto, lo que ha derivado en unas conversaciones preliminares que, en este momento, no continúan”.

Por su parte, Merlin Properties confirmó el final de las negociaciones. Aseguró que había mantenido, en el curso ordinario de sus negocios, “conversaciones” con BBVA sobre determinados activos relacionados con Madrid Nuevo Norte, sin que se haya alcanzado un acuerdo “ni exista certeza de que pueda alcanzarse en el futuro”.

EL PROYECTO MADRID NUEVO NORTE

El proyecto Madrid Nuevo Norte -antigua Operación Chamartín- obtuvo a finales de julio ‘luz verde’ de forma inicial en el pleno de Cibeles 26 años después de ponerse sobre la mesa el plan que dará forma al norte de la capital, y lo hizo con el voto favorable de todos los partidos con representación en el Consistorio: PP, Más Madrid, Ciudadanos, PSOE y Vox.

Tras obtener el visto bueno, se enviará para su aprobación definitiva a la Comunidad de Madrid, al ser la administración que debe autorizar finalmente la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) vigente. La previsión es que las obras de urbanización arranquen a finales de 2020 (fase que deberá estar concluida en 2028) en una remodelación que tiene un plazo previsto de ejecución de 24 años.