danone

Nuevas trabas para el negocio del agua. Unidos Podemos ha presentado una Proposición no de Ley para el desarrollo de una normativa estatal que obligue a los establecimientos de hostelería y restauración a ofrecer agua del grifo de manera gratuita. Una normativa que en Andalucía y Navarra ya está en marcha, y que supone una amenaza para empresas como Danone y sus principales marcas, Font Vella y Lanjarón.

La intención de Podemos es ofrecer “el acceso al agua y su gestión sostenible, así como seguir con una amplia campaña contra el plástico para reducir los envases innecesarios”, argumenta Juantxo López de Uralde, diputado de Equo en Unidos Podemos.

Pero esta simple medida, en línea con los Objetivo de Desarrollo Sostenible, vaticina una auténtica guerra en el sector del agua embotellada. Algo de lo que ya alertó este verano el director general de Aguas Danone en España, François-Xavier Lacroix, en una entrevista en El Economista. Para este, dar gratis el agua de grifo “puede ser contraproducente” porque “hace que la gente beba menos agua, por ejemplo, si se encuentra una jarra al llegar a la mesa que no saben quién ha podido manipular antes”.

Atún

El atún sostenible llega al ‘súper’ para luchar contra la pesca ilegal

Los consumidores españoles serán los primeros del mundo que podrán comprar latas de atún en los supermercados con una etiqueta que certifica la sostenibilidad...

En concreto, la propuesta pone en riesgo parte de los ingresos y de la apuesta por agua embotellada de Danone. Y no es para menos ya que la empresa presentó hace unos meses la nueva botella de vidrio, Font Vella Premium, para sustituir en el canal de hostelería y restauración a la clásica botella. Además, lanzó Imperial, una nueva marca de agua con gas para este mismo canal de hoteles, restaurantes y cafés.

Su apuesta por el agua envasada es evidente. Danone es una de las grandes empresas que forman parte del este mercado, cuyo valor llegó a los 1.245 millones de euros en 2016 en España. Mientras las ventas de su producto estrella, el yogur, se desploman, su división de aguas a nivel mundial creció un 4,7% en 2017, con una subida del 1,4% en el volumen de botellas. Además, se aceleró en la segunda mitad del ejercicio con especial énfasis en Evian, Villavicencio y Lanjarón.

En España, la filial Agua Danone cerró el ejercicio de 2016 con una facturación de 220,3 millones de euros, un 5% más. Es propietaria Font Vella y Lanjarón, dos de las marcas más vendidas en bares y restaurantes.

La compañía no ha querido contestar las preguntas de MERCA2 sobre el impacto de la medida, pero nos ha remitido a la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (Aneabe). “El fomento del consumo de agua de grifo por parte de la Administración Pública no debe hacerse atacando el agua envasada, y el fomento del consumo de un tipo de agua no debe ser nunca en detrimento de la otra, ya que son productos complementarios pero muy diferentes”, apuntan.

Asimismo, señalan que “este tipo de medidas influiría también en la libertad de mercado y, por consiguiente, en la posibilidad de los hosteleros de poder ofrecer distintos tipos de aguas a sus clientes”.

AHORRO ECONÓMICO

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) calcula que el agua del grifo cuesta menos de 0,002 euros y, a través de una encuesta a más de 1.250 personas, que el 14% de los locales no la sirven si los clientes la piden. En otros lugares como París, Praga, Miami, Nueva York o Quebec ya es obligatorio ofrecerla. Aquí en España depende de la buena voluntad de los propietarios de cada establecimiento, pero no es una obligación a pesar de que se trata de un bien universal y básico para el ser humano.

En Andalucía se aprobó en enero un proyecto de Ley para la Promoción de una Vida Saludable y una Alimentación Equilibrada a través del cual se obliga a bares y restaurantes a servir gratis agua de grifo. “Si en el hogar comprar agua embotellada es un 1.000% más caro que beber del grifo, en los restaurantes el margen de beneficio es mayor”, denuncian desde Facua.

En su proposición, Unidos Podemos recuerda que reducir el consumo de agua embotellada puede ayudar a los hogares europeos a ahorrar más de 600 millones de euros al año. “Si confía más en el agua del grifo, la ciudadanía también puede contribuir a reducir los residuos plásticos procedentes del agua embotellada, incluyendo la basura marina”, señalan.

¿UNA CUESTIÓN DE SALUD?

Además, esta propuesta aviva el debate entre las propiedades de ambas tipologías de agua. Por un lado, Aneabe cree que esta medida tendría un importante impacto social en términos de salud porque cree que se estarían limitando las opciones de consumo saludables. “Esto va en detrimento de una correcta información al consumidor, puesto que puede pensar que el agua envasada y el agua del grifo son lo mismo, cuando en realidad se trata de dos productos completamente distintos”.

DIA

Así es el plan oculto del magnate ruso para sacar a DIA de Bolsa

En julio de 2017, Mikhail Fridman entró en el accionariado de DIA comprando el 10% de las acciones, porcentaje que ha alcanzado el 29% en...

Por el contrario, Unidos Podemos destaca los valores del agua de grifo. “El agua de grifo tiene tanta o más calidad que la mineral”, defiende el diputado. De hecho, según técnicos de medio ambiente en España a los que MERCA2 ha preguntado cualquiera de las dos es apta para el consumo humano ya que pasan por controles de seguridad y sanitarios y cumplen con una legislación.

Además, en última instancia, esta medida defiende el impacto medioambiental del plástico. Greenpeace denuncia que al día salen al mercado en España cerca de 50 millones de envases de bebidas, de los cuales 10 millones corresponden a agua. Y de este último dato, el 60% de botellas no se recicla porque acaban en vertederos, basureros o tirados en cualquier lugar del medio ambiente.

OTRAS MARCAS AFECTADAS

Pero Danone no es la única empresa cuyo negocio del agua podría verse afectado. Mahou-San Miguel cuenta con tres manantiales y numerosas marcas (Solán de Cabras, Sierra Natura, Sierras de Jaén y Fuente del Arca). En 2016, su división de aguas creció un 13,6% en sus ventas, que alcanzaron los 2,6 millones de hectolitros. Además, recientemente compró el 51,78% de Aguas del Valle de La Orotava, empresa canaria que comercializa las marcas Fonteide y Los Alpes.

Nestlé ha pasado a invertir 20 millones de euros en su división de agua, que aquí en España cuenta con Aquarel y Viladrau, entre otras. Pero uno de los casos más claros de los últimos años es el de Coca-Cola y Pepsi, que compensan las caídas en ventas de sus refrescos estrella a base de agua. Coca-Cola comercializa la marca de este líquido embotellada Glacéau Smartwater, además de Aquabona y Vilas del Turbón.

Comentarios