rodilla

Números rojos, caída de ventas y consumidores, y un producto –el sándwich– que perdía todo su atractivo. Esa era la situación que vivía Rodilla entre 2008 y 2012. Su particular crisis unida a la del consumo en España. Por aquel entonces, nada hacía presagiar que aquella fórmula, con la que Antonio Rodilla cautivó a los madrileños, tuviera continuidad. Pero seis años después, Rodilla crece a un ritmo imparable y es capaz hasta de hincarle el diente a la hamburguesa. El milagro de Rodillo lo gestó Damm y esta es su historia.

Desde 2006, la empresa cervecera Damm es accionista del Grupo Rodilla. No es hasta 2012, cuando accedió al control accionarial y a la gestión del negocio pasando de tener el 35% al 76% de sus acciones. Pero durante los seis años en los que la compañía forma parte del capital sin tomar el control de la gestión, la situación económica de Rodilla atraviesa sus peores momentos.

Starbucks

Starbucks atraviesa su momento más amargo: no le salva ni el café caro

La crisis económica, la competencia y la llegada a mercados como en chino amenazan con tambalear sus ventas Starbucks a nivel mundial.

Hay que remontarse al año 2008, cuando cierra el ejercicio en números rojos. Los mismos que repitió cada año hasta 2012, llegando a tener pérdidas de 7,4 millones de euros en su peor año (2009) o de 4 millones de euros en el mejor de los casos (2011).

Si su beneficio neto no arrojaba buenos datos, su cifra de negocios se movió durante estos años como una montaña rusa. La facturación de la compañía descendió entre 2008 y 2010, pasando de 29,1 millones de euros a 23,4 millones, según datos del registro mercantil recogidos por InsightView. En 2010, consigue cerrar con una ligera mejoría (27,7 millones de euros); sin embargo, durante 2012 y 2013 vuelven a caer hasta 21,1 millones de euros.

Rodilla ventas
Evolución de la cifra de negocio de Rodilla, según datos del registro mercantil.

EL MILAGRO DE DAMM

Estas cifras eran el reflejo de que algo no funcionaba bien en la compañía fundada en 1939. El sándwich no cuajaba como siempre y la gestión familiar necesitaba un cambio urgente. Rodilla se había quedado atrapada en el tiempo y necesitaba modernizarse. Tras asumir el control Damm en 2012, la firma inició con María Carceller como consejera delegada una estrategia basada en un cambio de imagen de marca y una mejor experiencia del consumidor con el objetivo de atraer a un público más joven.

Tal es así que Rodilla abrió su catálogo de productos: al famoso sándwich de ensaladilla le acompañaron focaccias, ensaladas, frappés, wraps o menús para niños y sin gluten. Asimismo, añadió nuevas novedades en su producto estrella, como los sándwiches de pollo al curry o algunas recetas más saludables como los de manzana y pavo.

Desde entonces, Rodilla no ha hecho más que presumir de datos. En 2017, la compañía alcanzó un beneficio neto de 4,2 millones de euros (un 46,7% más), muy lejos de los números rojos de los que consiguió salir en 2013. Su cifra de negocios fue de 37,6 millones de euros (un 10,1% más que en 2016). De hecho, desde 2013 no ha dejado de crecer.

Por otro lado, la deuda de Rodilla a corto plazo ascendió a 26,3 millones de euros en 2009. En 2016, el grupo la consiguió reducir hasta los 5,6 millones de euros.

rodilla beneficios
Evolución del beneficio neto de Rodilla desde 2008, según datos del registro mercantil.

Su nueva estrategia caló y convenció al público, algo que se reflejó en la expansión a Barcelona, Zaragoza y Marbella en 2015 o Valencia, Valladolid y Granada en 2016. En la actualidad cuenta con casi 200 locales (142 propios) y 1.500 empleados (incluidos los franquiciados); y unas perspectivas de crecimiento positivas.

RODILLA SE PASA A LAS HAMBURGUESAS

El grupo, que engloba marcas de referencia como Rodilla, Café de Indias o Cafés Jamaica, ha ido incluso más allá al entrar en el negocio de las hamburguesas al adquirir Hamburguesa Nostra a principios de agosto de este año.

Con 21 establecimientos, Hamburguesa Nostra ha desarrollado el concepto premium de hamburguesa gourmet, un segmento que experimenta un gran crecimiento en la restauración española. Adicionalmente, Hamburguesa Nostra cuenta con servicio take away (para llevar) y delivery (entrega a domicilio), igual que los establecimientos de Rodilla, por lo que la nueva oferta se complemente a la perfección.

Con la compra de Hamburguesa Nostra, Rodilla entra en la guerra de adquisiciones en la restauración. Recientemente, el grupo polaco AmRest se hizo con la cadena de hamburguesas premium Bacoa. Poco después compró Sushi Shop por 240 millones de euros. El dueño de la Tagliatella también entró el capital de la startup Glovo con el 10% y una inversión de 25 millones de euros. Por su parte, el fondo L Catterlon también se lanzó al mercado de la hamburguesa entrando en el 80% del capital de Goiko Grill.

La lucha en el mercado de la restauración no ha hecho nada más que empezar. Y ahora, Rodilla también forma parte de los grandes grupos gracias a la gestión de Damm, que desde 2015 tiene el 100% de la enseña.