El grupo Daimler, a través de Mercedes-Benz, ha entrado en el capital del fabricante chino de baterías Farasis Energy, tras adquirir una participación del 3%, que le permitirá establecer un acuerdo de colaboración para el desarrollo de tecnologías orientadas a la electrificación y alcanzar su objetivo de ser neutral en emisiones de dióxido de carbono (CO2) en 2039.

Según ha informado la firma alemana de automóviles, esta colaboración le permitirá poner el foco en avances tecnológicos que puedan incrementar la autonomía de las baterías para vehículos electrificados y reducir sus tiempos de carga.

El contrato le proporcionará también un suministro constante de baterías para su estrategia de electrificación, mientras que su entrada en el capital le dará al grupo Daimler, propietario de Mercedes-Benz, la opción de nombrar a un representante para un puesto en el consejo de vigilancia del fabricante chino.

En concreto, será el miembro del consejo de administración de Daimler y Mercedes-Benz y responsable de Daimler Group Research y Mercedes-Benz Cars, Markus Schäfer, el que se siente en el consejo de Farasis tras un período de 12 meses sujeto a la aprobación regulatoria.

Las dos compañías ya habían acordado una asociación encaminada a la sostenibilidad en el verano de 2019, que resultó en la producción de celdas de batería con electricidad a partir de energías renovables, como la hidroeléctrica, eólica o solar.

Comentarios de Facebook