Daimler

El grupo automovilístico alemán Daimler redujo su beneficio neto un 29% hasta los 7.582 millones de euros en 2018 a pesar de incrementar las ventas un 2,4% (3,4 millones de unidades) con respecto a 2017, diferencia que desde la compañía han atribuido a la polémica sobre el diésel, la aplicación de los nuevos estándares de emisiones contaminantes WLTP y la guerra comercial.

El propietario de Mercedes-Benz ha anunciado también que el consejo de supervisión propondrá en la próxima junta general de accionistas que Daimler celebra el 22 de mayo un dividendo de 3,25 euros por acción. Este reparto supone un descenso del 11% comparado con el que entregó a sus accionistas en 2018 (3,65 euros).

El presidente de la Junta de Administración de Daimler AG y director de Mercedes-Benz Cars, Dieter Zetsche, ha explicado que “para Daimler 2018 fue un año de fuertes vientos en contra: con el debate actual sobre el diésel, el cambio al nuevo método de prueba WLTP y la disputa comercial global que se reflejan en nuestros resultados financieros y en el precio de nuestras acciones”. No obstante, ha incidido, “enfrentamos esos vientos en contra e hicimos progresos sustanciales en áreas clave para el futuro”.

Por su parte, el miembro del Consejo de Administración de Daimler AG para Finanzas y Controlling y Servicios Financieros de Daimler, Bodo Uebber, ha insistido en que “Daimler sigue teniendo una alta liquidez neta y un balance sólido”. “Los preparativos para nuestro “Proyecto Futuro” también están progresando bien y están a tiempo”, ha declarado.

Daimler ha asumido que las ventas de unidades aumentarán ligeramente en 2019 debido a las atractivas carteras de modelos en todas las divisiones y al continuo desarrollo positivo de los mercados automotrices mundiales. Sobre la base del esperado crecimiento en ventas, la marca ha anticipado un ligero crecimiento de ingresos. No obstante, según la compañía, las ganancias se verán afectadas negativamente por los altos gastos en curso para las ofensivas modelo y las tecnologías innovadoras. Además, ha añadido un aumento significativo en los costes de las materias primas y los efectos del tipo de cambio como factores adicionales a vigilar este ejercicio.

A pesar de los beneficios anuales inferiores a 2017, Daimler logró su objetivo de crecimiento al incrementar sus ventas un 2,4% hasta los 3,4 millones de vehículos. La división camiones creció un 10%, furgonetas un 5% y autobuses en 8%. En cuanto a los coches, Mercedes-Benz estableció un nuevo récord de ventas. En concreto, alcanzó los 2,3 millones de coches, lo que representa un 0,4% más que en 2017. De esta manera, la marca Mercedes-Benz fue una vez más la marca premium más vendida en la industria automotriz.

DAIMLER, LA FUERZA EN EL EQUIPO

Al 31 de diciembre de 2018, el Grupo Daimler empleó a un total de 298.683 personas, lo que representa un 3% más que el año anterior (2017: 289.321). La principal razón para el crecimiento de la fuerza laboral fue la buena situación empresarial en todo el grupo. El número de empleados aumentó en todas las divisiones. La plantilla creció en los principales mercados de la compañía: Alemania (1,5% hasta 174.663 personas) y Estados Unidos (11,9%). Las empresas grupo en China finalizaron 2018 con 4.424 empleados.

“En tiempos difíciles puede verse especialmente lo bueno que es un equipo y Daimler tiene uno excelente”, ha declarado Zetsche. Como agradecimiento, el directivo ha anunciado que en abril de 2019 Daimler pagará hasta 4.965 euros a cada empleado, si bien es una cantidad inferior a la del año pasado (5.700 euros).

La firma ha explicado que sigue siendo un objetivo estratégico importante atraer y retener personal especializado. Para Daimler, “una remuneración atractiva y justa, así como una cultura de trabajo que promueva el desempeño, la motivación y la satisfacción de los empleados y gerentes deben contribuir a esto”. “El objetivo es fortalecer aún más el desempeño de los empleados, especialmente con respecto a la conciliación del trabajo y la vida privada”, ha incidido.