El paracetamol entra dentro de los fármacos de uso común, esos de los que no lees el “prospecto”. Sin embargo, hacerlo puede llegar a salvarte la vida y así evitar tomar más medicación de la cuenta.

El paracetamol es el segundo fármaco más vendido en España.

El paracetamol es del grupo de medicamentos analgésicos y antipiréticos. Se usa para tratar el dolor leve o moderado y fiebre. Como, por ejemplo, el dolor muscular, de espalda, de cabeza, dental o de menstruación, además de síntomas de resfriado o gripe.

Como consecuencia de ser un medicamento barato y poderse adquirir en España sin receta (al menos hasta hace relativamente poco) no piensas que pueda ser perjudicial. Y hace que lo tomemos para todas las dolencias, incluso, a veces, en cantidades desmesuradas.

La sobredosis de paracetamol es la principal causa de insuficiencia hepática aguda en Reino Unido y Estados Unidos.

¡Nunca se debe superar el consumo de más de 4 gramos de la pastilla al día!

Si tomas paracetamol durante mucho tiempo, aunque sea en las dosis recomendadas puede hacer que tengas más posibilidades de sufrir muerte repentina, infarto, ictus o úlcera de estómago.

Embarazo y paracetamol

El paracetamol no es agresivo para el estómago e igualmente es también el fármaco más adecuado para mujeres embarazadas y durante la lactancia.

Sin embargo, como todo medicamento, puede tener sus consecuencias en el feto:

  • Si tomas paracetamol en el segundo y tercer trimestre corres el riesgo de que el feto sufra asma.
  • Este fármaco inhibe la encina más importante para la síntesis de la testosterona y sin ella los testículos se pueden quedar dentro del abdomen o en el canal inguinal.
  • Puede afectar también al progreso neurológico del bebé, dando como resultado niños con peor desarrollo motor, dificultad a la hora de expresarse e hiperactividad.
  • Es peligroso para las embarazadas que sufren preeclampsia.

NO AUMENTA EL RIESGO DE ABORTO FETAL INTRAÚTERO

paracetamol