Paracetamol

El paracetamol entra dentro de los fármacos de uso común, esos de los que no lees el “prospecto”. Sin embargo, hacerlo puede llegar a salvarte la vida y así evitar tomar más medicación de la cuenta.

El paracetamol es el segundo fármaco más vendido en España.

El paracetamol es del grupo de medicamentos analgésicos y antipiréticos. Se usa para tratar el dolor leve o moderado y fiebre. Como, por ejemplo, el dolor muscular, de espalda, de cabeza, dental o de menstruación, además de síntomas de resfriado o gripe.

Como consecuencia de ser un medicamento barato y poderse adquirir en España sin receta (al menos hasta hace relativamente poco) no piensas que pueda ser perjudicial. Y hace que lo tomemos para todas las dolencias, incluso, a veces, en cantidades desmesuradas.

La sobredosis de paracetamol es la principal causa de insuficiencia hepática aguda en Reino Unido y Estados Unidos.

¡Nunca se debe superar el consumo de más de 4 gramos de la pastilla al día!

Si tomas paracetamol durante mucho tiempo, aunque sea en las dosis recomendadas puede hacer que tengas más posibilidades de sufrir muerte repentina, infarto, ictus o úlcera de estómago.

Efectos secundarios

Primero hay que decir que el paracetamol es un medicamento que tiene muy ajustada la dosis recomendada con lo que comienza a ser peligroso para ti. En un adulto el prospecto indica que puedes tomar hasta 4 gramos al día, pero una sobredosis para una persona que tiene algún tipo de problema de salud es de 5 gramos pudiendo causarte daños en el hígado.

Segundo, el ingrediente activo del paracetamol es el acetominofén. Dicho componente se encuentra en muchos otros medicamentos que desconoces y tomarlo simultáneamente con el paracetamol hace que la dosis llegue a sobrepasar el máximo permitido provocando hepatitis crónica.

Los efectos secundarios del paracetamol no están del todo constatados.

Además, como curiosidad te diré que el paracetamol limita la empatía con los demás de quien lo toma.

paracetamol