duermes muy poco

Cuando en el día a día estás luchando para satisfacer las demandas de un horario ocupado, reducir el sueño puede parecer la única respuesta, parece que si duermes muy poco podrás atrapar al tiempo. Sacrificar una o dos horas de descanso para hacer más cosas puede sonar como una compensación razonable. Pero la verdad es que incluso la pérdida mínima del sueño te hará pagar un peaje en tu humor, energía, agudeza mental, y capacidad de controlar el estrés. Y a largo plazo, si duermes muy poco causa estragos en su salud.

Al comprender tus necesidades de sueño nocturno y lo que puedes hacer para recuperarte de la pérdida de sueño, puede finalmente llevarte a conseguir un horario de sueño saludable.

La calidad de su sueño afecta directamente su salud mental y física y la calidad de vida, incluyendo su productividad, equilibrio emocional, salud del cerebro y del corazón, sistema inmunológico, creatividad, vitalidad e incluso tu peso. ¡Ninguna otra actividad ofrece tantos beneficios con tan poco esfuerzo!

El sueño no es sólo un momento en que tu cuerpo se apaga. Mientras descansas, tu cerebro se mantiene ocupado, supervisando el mantenimiento biológico que sostiene tu cuerpo funcionando en las mejores condiciones, preparándote para el día siguiente. Sin suficientes horas de sueño reparador, no podrá trabajar, aprender, crear y comunicarse a un nivel cercano a tu verdadero potencial. Si duermes muy poco estás dirigido a una ruptura mental y física importante.

La buena noticia es que no tienes que elegir entre salud y productividad. A medida que empieces a dormir las horas de sueño que necesitas, tu energía, eficiencia y salud en general aumentará.

duermes muy poco

¿Cuántas horas de sueño necesitas?

Hay una gran diferencia entre la cantidad de sueño que puedes realizar y la cantidad que necesitas para funcionar de manera óptima. De acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud, el adulto promedio duerme menos de siete horas por noche. En la sociedad de ritmo acelerado de hoy, seis o siete horas de sueño puede sonar bastante bien. En realidad, y sin embargo, es una receta para la privación crónica del sueño.

Solo porque eres capaz de operar en seis o siete horas de sueño no significa que no te sentirías mucho mejor y harías mucho más si pasaras una hora o dos “extras” en la cama.

Mientras que los requisitos del sueño varían ligeramente de persona a persona, la mayoría de los adultos sanos necesitan entre 7 a 9 horas de sueño por noche para funcionar mejor. Los niños y los adolescentes necesitan aún más. Y a pesar de la noción de que nuestras necesidades de sueño disminuyen con la edad, la mayoría de las personas mayores todavía necesitan al menos 7 horas de sueño. Dado que los adultos mayores a menudo tienen problemas para dormir tanto tiempo por la noche, las siestas diurnas pueden ayudar a llenar la brecha. La cuestión está en que no es posible una buena calidad de vida si duermes muy poco.

Señales de que estás durmiendo muy poco

Si estás durmiendo menos de ocho horas cada noche, es probable que esté privado de sueño. Lo que, es más, probablemente no tienes idea de cuánta falta de sueño te está afectando.

¿Cómo es posible estar privado de sueño sin saberlo? La mayoría de los signos de privación del sueño son mucho más sutiles que caerte encima de tu plato durante la cena. Además, si has hecho un hábito de escatimar en el sueño, puede que ni siquiera recuerdes lo que se siente al estar realmente despierto, totalmente alerta y a máximo rendimiento. Tal vez creas que es normal tener la sensación de que te estás durmiendo cuando estás en una reunión aburrida, luchando por mantenerte despierta a la caída de la tarde, o adormecerte después de la cena, pero la verdad es que es solo “normal” si duermes muy poco.

duermes muy poco

Tu puedes estar privado de sueño si…

  • Necesitas un despertador para despertar a tiempo
  • Confías en el botón de repetición
  • Tienes dificultades para salir de la cama por la mañana
  • Sientes que la tarde se hace muy larga
  • Te duermes en reuniones, charlas o en habitaciones caldeadas
  • Te adormeces después de comidas pesadas o al conducir
  • Necesitas dormir una siesta para poder terminar el día
  • Te duermes mientras ves la televisión o te relajarse por la noche
  • Sientes la necesidad de dormir los fines de semana
  • Te duermes a los cinco minutos de irte a la cama

Los efectos de la privación del sueño

Aunque puede parecer que, si duermes muy poco no es tan importante, la privación de sueño tiene una amplia gama de efectos negativos que van mucho más allá de la somnolencia diurna. La falta de sueño afecta a tu juicio, coordinación y tiempos de reacción. De hecho, la privación del sueño puede afectarte tanto como estar borracho.

Los efectos incluyen:

  • Fatiga, letargo y falta de motivación
  • Mal humor e irritabilidad; mayor riesgo de depresión
  • Disminución del deseo sexual; problemas de pareja
  • Alteración de la actividad cerebral; aprendizaje, concentración y problemas de memoria
  • Reducción de la creatividad y de la capacidad de resolución de problemas; dificultad para tomar decisiones
  • Incapacidad de lidiar con el estrés, dificultad para conducir las emociones
  • Envejecimiento prematuro de la piel
  • Sistema inmunológico debilitado; frecuentes resfriados e infecciones; aumento de peso
  • Alteración de las habilidades motoras y mayor riesgo de accidentes; alucinaciones y delirio
  • Aumento del riesgo de problemas de salud graves, como apoplejía, diabetes, presión arterial alta, enfermedades del corazón, enfermedad de Alzheimer y ciertos tipos de cáncer