Cuadernillos Rubio

Cuadernillos Rubio han formado parte de la formación de miles y miles de españoles. Y en el contexto de la crisis, todos recurren a viejos conocidos para continuar con el aprendizaje con los medios disponibles. Los cuadernillos que abordan áreas tan diversas como el cálculo o la ortografía han registrado un incremento del 270% en las ventas en marzo en el canal online.

Desde la compañía han calificado este hecho como algo “insólito” y creen que se debe a que padres y profesores quieren ayudar con el repaso y el refuerzo en casa durante el confinamiento por el coronavirus. Además, esta subida contrasta con otras circunstancias adversas a las que los clientes se enfrentan en esta crisis, ya que “muchos no cuentan con plataformas online y lo van a pasar mal”, lo que para Rubio podrá suponer un estancamiento a la larga en la demanda.

Esta situación se produce justo en un año “especialmente bueno” para la editorial, que acumulaba un incremento en ventas de casi el 35%. De hecho, la pandemia ya ha impactado negativamente en otros ámbitos como en su ‘flagship store’, cerrada temporalmente. En este sentido, las tres empleadas de la tienda física Rubio se han visto afectadas por un ERTE.

A nivel interno, la firma puso en marcha un plan de actuación para proteger a sus trabajadores y contener la propagación del virus, con teletrabajo, equipos estancos para trabajar en las imprentas y gestión logística de pedidos, guardando las recomendaciones indicadas por las autoridades sanitarias.

RUBIO, LA HERRAMIENTA HISTÓRICA

Para los consumidores de los cuadernos, principalmente maestros y familias con niños pequeños, Rubio abrió gratuitamente el contenido de su ‘app’ y reforzó sus recursos para que los pedidos lleguen a todos los hogares. También quiere evaluar medidas para facilitar los pagos de los clientes.

Hace unos días liberó todo el contenido disponible en su aplicación ‘iCuadernos’, compatible con iOS y Android, y reforzó su estructura para dar cobertura a los pedidos en su tienda online, con el objetivo de lograr que “todos los niños puedan aprender de manera divertida desde sus casas”. Desde que se inició la cuarentena se ha “disparado” la demanda de productos, con roturas de stock en grandes plataformas de distribución online.

En definitiva, se trata de una emergencia que obliga a potenciar y “casi a forzar” su capacidad de adaptación. Para el emprendedor detrás de Rubio, también es vital el comportamiento durante y tras la crisis: “No hay más que ver el enorme poder que tenemos las personas y lo capaces que somos de sacar lo mejor en situaciones duras, con todas las iniciativas solidarias que estamos viendo. Son un claro ejemplo de que juntos podemos más”.