online

Según las últimas estadísticas, uno de cada siete españoles tiene suscritos préstamos personales online con alguna entidad financiera. Una cifra que demuestra el auge que este producto viene experimentando en los últimos años. No en vano, se ha convertido en la principal alternativa de financiación a las entidades bancarias tradicionales.

Los créditos rápidos online son una fórmula a la que se acogen tanto empresas como particulares para hacer frente a algunos imprevistos o para disponer de liquidez para poner en marcha algún proyecto. En realidad, son muchas las razones las que esgrimen los usuarios a la hora de solicitar un préstamo rápido por internet.

Razones por las que solicitar un préstamo rápido online

Cada persona puede tener sus propios motivos para solicitar un préstamos rápido online. Sin embargo, hay algunas razones que resultan más habituales que otras.

Una de las más populares tiene que ver con la necesidad de hacer frente a algún gasto imprevisto. Hay personas que prácticamente viven al día desde el punto de vista económico. Lo que supone que lo tengan difícil para superar los gastos inesperados. Ante estas situaciones, la mejor opción es pedir un crédito rápido online.

Estos gastos imprevistos pueden ser la reparación de un electrodoméstico del hogar, alguna avería importante que requiera de un arreglo urgente, una multa inesperada, etc. Normalmente, son los gastos imprevistos en el hogar los que se llevan la palma a la hora de ser los más habituales.

Hay gastos en el hogar que, si bien no son inesperados, sí requieren de una financiación importante. Aquí tendrían cabida los gastos de una boda, un bautizo o cualquier otro evento especial, así como los típicos gastos que se suelen realizar en épocas señaladas: Navidad, Reyes, la vuelta al cole de los más pequeños, etc.

Los créditos online también pueden servir para el pago de unos estudios o un viaje. Por lo general, tanto uno como otro no son conceptos muy económicos que digamos, de ahí que muchas personas acudan a este tipo de préstamos para hacer frente al pago de los mismos.

Esta fórmula también está resultando ideal para aquellos emprendedores que quieren dar vida a una idea o un proyecto. Ante la falta de financiación de las entidades bancarias, deben acudir a este tipo de créditos rápidos.

¿Quiénes pueden solicitar un crédito online?

Los requisitos para solicitar un crédito rápido son muy diferentes a los que se suelen pedir en un banco. Generalmente, son mucho más sencillos, por lo que la aprobación de un crédito online suele ser más elevada. No en vano, se pueden pedir incluso Préstamos con ASNEF para aquellas personas que se hallen en esta lista de morosos. 

Para solicitar un préstamo personal rápido será necesario tener 18 años o más, residir en España y poderlo acreditar y ser poseedor de una cuenta bancaria, un correo electrónico y un teléfono móvil.

Cada entidad financiera podrá solicitar unos requisitos u otros dependiendo de la cantidad de dinero a pedir. En algunos casos, por ejemplo, es probable que se solicite al cliente una nómina o un aval para que demuestre que cuenta con ingresos regulares para hacer frente a los plazos de devolución.

No obstante, hay que dejar muy claro que para solicitar un crédito online apenas se requiere de papeleo. El usuario solo tendrá que presentar su DNI, el justificante de residencia y poco más. De ahí precisamente la característica de dinero rápido con la que se relacionan este tipo de préstamos.

Las ventajas de solicitar un crédito online

Tal y como su nombre indica, una de las principales ventajas de este tipo de créditos tiene que ver con la rapidez y la comodidad en su concesión y solicitud. Una vez hayamos rellenado y enviado el formulario, en apenas unos minutos recibiremos la cantidad de dinero deseada en nuestra cuenta.

El nivel de aprobación de este tipo de créditos es muy alto. Además, el papeleo en la solicitud será mínimo y todo lo vamos a poder gestionar desde la comodidad de casa y con cualquier dispositivo electrónico con acceso a internet. De esta forma, ahorramos dinero y esfuerzo en su gestión.

La cantidad de dinero que podemos pedir puede ser de hasta 10.000 euros, aunque todo dependerá de cada entidad. Si la suma es elevada, es muy probable que nos pidan más requisitos o que la entrega del dinero se demore un poco más. Sin embargo, nada en comparación con los trámites que debemos cumplir con los bancos.

Los préstamos rápidos online se pueden solicitar sin tener que dar explicaciones de la cantidad requerida. A su vez, tampoco estamos obligados a adquirir un producto o un servicio adicional, algo que sí suelen llevar a cabo las entidades bancarias tradicionales.

En definitiva, todas estas facilidades han convertido a los créditos rápidos online en uno de los productos financieros más en auge en la actualidad. Cada vez son más las empresas que surgen en internet ofreciendo préstamos y minicréditos online. Una alternativa que cobra fuerza y a la que se pueden acoger tanto empresas como particulares.

Comentarios de Facebook