Crean una estructura semirígida tridimensional embrional

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, han conseguido volver a desafiar a la naturaleza creando una estructura semirígida tridimensional que tiene una gran semejanza con un embrión y que, además, crece de forma muy similar. Es el primer paso, según publica la revista Science, para crear un embrión en el laboratorio.

Para poder obtener este resultado, los investigadores comenzaron a realizar este proyecto a partir de células madres procedentes de otros embriones y de otras células (células madre trofoblásticas) que darían de forma natural una placenta. Pusieron estas células en una especie de molde 3D para dar forma, en este caso alargada ya que el experimento se ha realizado con ratones. Una vez colocadas, los dos tipos de células, tanto las embrionarias como las de la placenta, se organizaron completamente solas sin ningún tipo de intervención.

Se crea por primera vez en la historia de la ciencia un ’embrión’ en un laboratorio con células madre.

Una vez realizado, los investigadores se dispusieron a comparar el embrión artificial con un embrión natural y es aquí cuando vieron que siguieron el mismo patrón de desarrollo. Se pudo comprobar con total claridad que las células del laboratorio también ocuparon el lugar que les correspondía, es decir, que las células embrionarias se agruparon en un extremo y las células que forman la placenta en otro, dejando el hueco exacto para que el embrión se desarrolle.

Este experimento tiene como objetivo el entender de forma mucho más detallada el proceso que se realiza en la embriogénesis, es decir, en la formación de la vida. La visión de esta formación en directo puede hacer que los científicos averigüen los posibles fallos de gestación, lo que quiere decir que se podrían evitar los abortos naturales, que son más comunes de lo que pensamos.

Pero la investigación no acaba ahí, no, ya que se están realizando otro tipo de investigaciones para prescindir de los óvulos y los espermatozoides en un futuro, es decir, para poder crear embriones de laboratorio a partir de otras células como, por ejemplo, una pequeña muestra de piel. Es cierto que para conseguir esto se necesitan muchos años de investigación, pero también hay que apuntar que ya se ha publicado la primera prueba de concepto de que se puede fabricar esperma para hombres infértiles con técnicas de medicina regenerativas.

Estos son los primeros pasos para poder evolucionar hacia una nueva generación de embriones de laboratorio, aunque por el momento solo se seguirá experimentando en pequeños roedores. Cuando llegue el momento se pasará a investigar en seres humanos.

¿Qué pensáis vosotros de todo esto? ¿Creéis que se podrán crear embriones enteros directamente en el laboratorio? ¿Y a través de tejidos de piel humana? Todo es posible, pero aún tendremos que esperar un tiempo para saber si esto se llevará o no se llevará a cabo.